23 may. 2024

Cuando las ofensas convienen

La Cámara de Diputados se encuadra cada vez más en el calificativo puesto por la ciudadanía que los considera como la Cámara de la Vergüenza. La sesión de este miércoles, forma parte de los episodios de bochorno dentro de este cuerpo legislativo.

La sesión de Diputados quedó sin cuórum coincidentemente cuando miembros de la oposición apuntaron hacia la deficiente gestión del Gobierno. Justamente, los primeros en retirarse son parte del oficialismo, quienes también debían votar por el pedido de intervención a una administración colorada.

El argumento de los diputados colorados para fraguar la sesión fue la supuesta falta de respeto por parte de la diputada Kattya González. La legisladora apuntó hacia la ANR por “proteger al contrabando, al crimen organizado y al narcotráfico”.

A la representante del Partido Encuentro Nacional (PEN) le cortaron el micrófono cuando anticipaba que los colorados dejarían sin cuórum la sesión cuando les toque debatir el pedido de intervención a la gestión del gobernador del Guairá, Juan Carlos Vera. “Yo me animo a decir, casi con seguridad, que esta cámara se va a quedar sin cuórum o algo va a pasar cuando tengamos que tocar la intervención de la Gobernación del Guairá”, dijo González.

El titular de la Cámara Baja, reclamó a González haberse extendido en el tiempo y ante la inasistencia de la misma, decidió cortarle el micrófono. Como respuesta, Kattya siguió su intervención a voz alta. Seguidamente, el oficialista Ángel Paniagua interino para decir “queremos respeto” y anunció que dejaban la sesión. Pedro Alliana (cartista) lo felicitó y luego la sesión quedó sin cuórum.

La escena montada por los colorados, no fue más que una de las tantas estrategias que utilizan para evitar tratar temas que no les conviene, más aún cuando los intereses están puestos en las futuras elecciones. Esta vez, se ganó valioso tiempo para seguir negociando en base al pedido de intervención.

Tras la suspensión de la ordinaria, como era de esperarse, en el orden del día de la sesión extra, ya no figuraba la intervención a la gestión del gobernador del Guairá, Juan Carlos Vera, denunciado por presuntamente utilizar de forma irregular unos USD 2 millones de los fondos Covid-19.

El descaro de los diputados, no tiene límites y cada vez es más claro que los mismos ocupan sus bancas para proteger sus propios intereses, y no así los de la ciudadanía a quien deberían representar.

Llamativamente, las expresiones de Kattya González mutaron para convertirse en “ofensas” y en la gran oportunidad de enfriar las críticas, así como el pedido de intervención a una Gobernación colorada cartista. Aunque en ocasiones anteriores (también condenables) hubo improperios, agresiones y las críticas fueron más duras, esta vez, la sensibilidad de los legisladores de la ANR fue mayor.

La sensibilidad selectiva de los colorados, “casualmente” aparece cuando existen tufos de acuerdos políticos para salvar a algún correligionario salpicado por corrupción o cuando se denuncia alguna nueva maniobra que les permita pintar de rojo a las instituciones.

Las bancadas de Honor Colorado y Colorado Añetete, que están en pleno internismo, son un claro ejemplo de la frase “entre el amor y el odio hay un solo paso”. Casualmente, ese paso para la reconciliación suele ser la misión de salvar a algún correligionario salpicado por hechos de corrupción, resguardar los cupos de combustible o hacer que las omisiones en las declaraciones juradas no sean motivo de una causa penal.

Desde hace mucho, la Cámara de Diputados ha dejado de cumplir con su principal función que es la de legislar en beneficio ciudadano. Los sucesivos bochornos constituyen una bofetada para la ciudadanía, que sigue sufriendo la inseguridad, la pobreza y la inflación, mientras paga con sus impuestos G. 900.000, por día, a 80 personas por quienes no se siente representada.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.