24 feb. 2024

Cuando el diálogo es un lujo

El ámbito local viene cargándose cada vez más con voces públicas de insana disidencia, posturas antagónicas, miradas muy distintas y pareceres abiertamente polarizados, en torno a aspectos y fenómenos de la realidad circundante, mediante adalides que bajan línea y se erigen como detentadores de la verdad absoluta. La vida cotidiana y, sobre todo las redes sociales, reflejan perfectamente estas circunstancias.

Este escenario –donde generalmente sobrevuelan las discusiones acaloradas, las descalificaciones más atrevidas y hasta las amenazas– poco y nada aporta al esclarecimiento y la búsqueda de principios y valores que deben acompañar a toda sociedad, y muchas veces toma acción desde un desconocimiento casi absoluto de aristas y elementos coherentes que deben conformar la defensa o el retruque correspondientes.

A más del irrespeto, algunas posturas buscan solamente minar el campo para que el o los eventuales oponentes “pisen el palito” o queden en ridículo, puesto que lo importante no es escuchar o leer opiniones distintas a la de uno y cotejar con raciocinio, sino aprestar la siguiente batería de improperios cuando las argumentaciones no cuadran en la estructura mental propia.

Sumado a lo anterior, suele emerger desde algunos altavoces un cúmulo de conceptos surgidos desde la poca capacidad de interpretación y análisis, puras réplicas de hipótesis ya expuestas por otros o exposición autómata en torno a temas debatidos, y que generan la reacción furibunda de colectivos sociales ofendidos con la disidencia.

El fondo que subyace a estas manifestaciones de una sociedad cada vez más compleja en su engranaje y su modo de pensar, está signado por la casi nula aptitud que le permite a cualquiera brindar su contribución a los foros de discusión, en pos de generar valor y retroalimentar la dialéctica en la que una tesis o postura alcance la confrontación respetuosa con su antítesis o mirada distinta, para llegar a esa síntesis o referencia nueva, que será muchas veces incluso diferente a las primeras dos, pero que beneficie al grupo.

Agreguemos la intolerancia hacia el que considera o visualiza su mundo circundante desde otra/s mirada/s, pero que no tiene intención de resquebrajar el engranaje social ni mucho menos, sino que propone un abanico de circunstancias más empáticas, diversas y distantes de un solo discurso hegemónico, frente al que estuvo acostumbrado el país durante la larga dictadura y continúa con inercia increíblemente sólida.

La falta de mayores espacios en donde escuchar a verdaderos líderes que forjen ideas innovadoras, respetuosas, que dejen algo en la mente del público, la mayor apertura institucional desde ciertos entes públicos que aún permanecen anquilosados en su cuadratura, el fortalecimiento de la diversidad y el foco en la multiculturalidad reinante en el territorio, sumados a un mayor énfasis de la cultura democrática, permitirán alejarnos del “todos contra todos” y de la desconfianza general que lleva al caos.

Se trata, en definitiva, de consolidar una sociedad más empática, constructiva, donde todos puedan hacer escuchar su voz e impere la razón frente al grito desaforado e insulso. Solo así saldremos adelante, superando incluso el estrés por aquellas voces únicas y con ínfulas de impolutas.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.