25 feb. 2024

Con cuidados, niños pueden sacar mejor provecho de la tecnología

Si bien no se pueden desconocer los riesgos que enfrentan los niños con la tecnología, con un buen cuidado de los padres pueden sacar un mejor provecho, de calidad, de los dispositivos. El acompañamiento y orientaciones podrán prevenir o restringir los peligros que generan a los chicos navegar en la web. Les posibilitarán acceder a las herramientas digitales de contenido adecuado para su edad y a las educativas. El tiempo en pantalla debe ser moderado. Los padres también deben usar en la casa con mesura el teléfono para ser modelos ante sus hijos.

La tecnología tiene un efecto superlativo en la evolución. La era digital ingresó a todos los sectores como un aspecto fundamental del desarrollo y de la vida misma. Empresas, familias, instituciones, clubes deportivos, entre otros, se aggiornan.

Con esta introducción, nos referiremos a la tecnología en las familias y específicamente cómo impacta en los niños. Es una cuestión muy sensible ya que los chicos al acceder a los dispositivos requieren un acompañamiento de los padres para el acceso a contenidos adecuados.

Cuando se trata de niños más pequeños, el compartir con ellos el uso de las tabletas o del teléfono con el cuidado y monitoreo puede ser de gran utilidad. De esa manera se reducen los riesgos externos y se aprovecha mejor su uso, con calidad, de acuerdo con la edad.

La tecnología implica una puerta al aprendizaje, al desarrollo y a un futuro promisorio cuando se utiliza correctamente.

En el caso de los niños más grandes, cuando están por ingresar a la adolescencia, los padres deben orientarles para prevenir o restringir los peligros por intervenciones inapropiadas en conexiones interpersonales. Asimismo, tienen que buscar un punto medio para también respetar su privacidad a la hora de brindarles los consejos.

Luego se debe tener en cuenta el tiempo frente a un portátil. En este sentido hay que compaginar los momentos para que el niño pueda acceder al mismo, pero también con espacio para realizar actividades al aire libre, en una plaza, compartir con los amigos, en familia y de esa manera distribuir el tiempo para evitar que el chico esté varias horas con el teléfono. Es evidente que corresponde el uso de la tecnología con límites.

Aquí también tienen mucho que ver los padres, ya que cuando están en casa deben ser igualmente los ejemplos de no estar sujetos por largos períodos al celular. Deben mostrar que solo en casos necesarios los utilizan.

El realizar una escucha activa cuando el niño le habla a los padres es sumamente importante para que no encuentre al celular como un escape. Incentivar una conversación amena es uno de los puntos a tener en cuenta.

Si un niño se mantiene en soledad y cuenta con la posibilidad de acceder a un dispositivo claramente lo utilizará, y se agravará si tiene alguna dificultad emocional.

Sobre este punto, Unicef muy bien lo describe en un estudio que, mientras aquellos que disfrutan de sólidas relaciones sociales y familiares suelen usar internet para reforzarlas y que les genera mayor bienestar, los niños que sufren por soledad, estrés, depresión o problemas en el hogar pueden encontrar, por ejemplo, que internet agrava algunas de estas dificultades. Con esta reflexión nuevamente se infiere la importancia del apoyo de los padres o responsables a cargo de los niños en su educación digital.

Pese a que durante la pandemia los chicos utilizaron los móviles u ordenadores para dar clases, hay que agregar que fortalecer la capacitación en las escuelas en el manejo de la tecnología debe ser una prioridad para este y el próximo gobierno, porque con una buena orientación se puede sacar máximo provecho de lo positivo.

Los buenos hábitos digitales posibilitarán entre otros un eficiente contacto con las herramientas educativas, la información global y en un futuro para el hoy niño la posibilidad de acceder con suficiencia al mercado laboral.

Y los extremos siempre son negativos. El no acceder a la tecnología digital y su utilización exagerada son malos. Por eso el uso debe ser con ciertos límites, con un buen cuidado de los padres o responsables, especialmente en estas vacaciones.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.