Mundo

China regresa a trabajar a cuentagotas mientras sigue su lucha contra el coronavirus

Cientos de miles de trabajadores chinos regresaron este lunes a cuentagotas a oficinas y fábricas tras las prorrogadas vacaciones del Año Nuevo Lunar mientras el país sigue luchando contra el nuevo coronavirus.

De 97 nuevos decesos registrados hoy, 91 se certificaron en la provincia de Hubei, de la que Wuhan es capital y epicentro del brote, y que permanece en cuarentena desde el pasado 23 de enero.

El virus ya dejó al menos 908 muertos en China, entre la insuficiencia de suministros para paliar el brote.

Pese a todo, las autoridades chinas han tratado de proyectar una imagen de normalidad institucional y alentado a las empresas a que reanuden su actividad siempre que tomen "medidas de precaución", aunque en grandes ciudades como Pekín la mayoría de los comercios y bancos siguen cerrados y el transporte público prácticamente vacío.

El fin de las vacaciones por el Año Nuevo lunar, que en muchas provincias se habían prolongado hasta este lunes, no ha impedido que muchas empresas hayan adoptado un enfoque flexible y que sigan pidiendo a sus empleados que trabajen desde sus domicilios para evitar contagios.

La consigna oficial es volver al trabajo "de manera ordenada", y de verificarlo se encargó en persona el propio presidente chino, Xi Jinping, quien realizó una inspección sorpresa en Pekín, su primera aparición pública desde que estalló el brote.

Lea más: Reino Unido declara al coronavirus como amenaza "grave e inminente"

Pero lo cierto es que la capital china, Shanghái, Cantón y Shenzhen registraron el pasado fin de semana notables caídas en las llegadas por tren en comparación con años anteriores, según informan los medios oficiales, lo que sugiere que una gran parte de la población migrante aún no ha regresado a sus puestos de trabajo: la reanudación de la actividad económica será muy gradual.

De hecho, de los diez millones de personas que partieron de Pekín para las vacaciones, ocho millones todavía no habían regresado la semana pasada, recoge el rotativo oficialista Global Times.

"Para volver al trabajo debemos disponer de más máscaras, desinfectantes y termómetros. No podríamos pasar una inspección del Gobierno en esta circunstancias", comentó a ese periódico el dueño de una fábrica automotriz en la provincia oriental de Jiangsu.

Mas pacientes dados de alta

Según los últimos informes de la Comisión Nacional de Sanidad de China, se han registrado 6.484 casos graves entre los más de 40.00 contagiados diagnosticados hasta la fecha, y 3.281 personas han sido dadas de alta tras superar la enfermedad.

En ese sentido, el portavoz de la institución, Mi Feng, aseguró hoy que la tasa de recuperación de la neumonía es ahora del 8,2%, en comparación con 1,3% del 27 de enero.

La Comisión asegura haber realizado seguimiento médico a 399.487 pacientes en contacto cercano con los infectados, de los cuales 187.518 todavía siguen en observación.

Nota relacionada: Coronavirus: Parejas se casan con mascarillas por miedo al contagio

Por otra parte, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang informó hoy de que 27 ciudadanos extranjeros han sido diagnosticados con el nuevo coronavirus, de los cuales tres se han recuperado, 22 están en tratamiento y dos fallecieron.

Los fallecidos son un estadounidense y un japonés, que perecieron los días 6 y 8 de febrero, respectivamente, en la provincia de Hubei, agregó el funcionario.

Necesidad de suministros

Por otra parte, el suministro de elementos básicos en la lucha contra la enfermedad como mascarillas o trajes de protección sigue siendo deficitario, especialmente en la provincia de Hubei, admitió este domingo la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo, dependiente del Consejo de Estado.

El Ejecutivo chino está presionando a los fabricantes para aumentar la producción, y les prometió no solo ayudas financieras, sino también en términos de licencias, materias primas o instalaciones.

Entre los objetos cuya necesidad es más apremiante: trajes y gafas protectoras, mascarillas -cuya capacidad de producción ha aumentado en China al 73 %, según los últimos datos de la agencia estatal Xinhua-, equipos de análisis y detección, termómetros y medicamentos para combatir la enfermedad.

Asimismo, el primer ministro, Li Keqiang, pidió este fin de semana a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que facilite la llegada de suministros desde Europa, mientras que el portavoz Geng celebró que China ha recibido dos millones de mascarillas donadas por el Gobierno ruso.

Puede interesarte: Banco de China estudia medidas para frenar golpe económico por coronavirus

Geng confirmó también que un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegará este lunes a Pekín para debatir sobre una "misión conjunta" entre expertos chinos y de esta institución que ayude a atajar la crisis.

Hasta la fecha, todos los decesos menos dos -los citados de Filipinas y Hong Kong- se han producido en la China continental y, aunque una veintena de países cuentan con casos diagnosticados de neumonía de Wuhan, China acapara en torno al 99 % de los infectados.

Los síntomas del nuevo coronavirus, denominado 2019-nCoV, son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y dificultad para respirar.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario