04 mar. 2024

Catástrofe

La palabra catástrofe suena fuerte en nuestro idioma y alude a un evento no deseado que produce una enorme destrucción, al tiempo de alterar de manera significativa el desarrollo deseado de las cosas.

El estado de alteración que genera una catástrofe, moviliza a las personas de varias maneras. Y, por lo general, se apunta a reparar lo más rápido posible los daños directos y hacer algo con el objetivo de evitar en lo posible la ocurrencia o el impacto de algo similar en el futuro.

Cuando tuvimos por ejemplo la terrible tragedia del incendio en el supermercado Ycuá Bolaños, la sociedad paraguaya fue muy afectada y en los días, semanas y meses posteriores, hubo una enorme movilización para revisar el estado de los ductos de aire, las cocinas, las salidas de emergencia, la capacitación del personal de seguridad, las regulaciones municipales y varias medidas más que estaban vinculadas a evitar un potencial nuevo evento de estas características.

La sociedad paraguaya viene enfrentando una situación que perfectamente puede ser catalogada de catástrofe en educación y se refiere a los resultados de las evaluaciones que se toman a nuestros estudiantes en términos de sus aprendizajes.

Nos referimos a aprendizajes bien básicos como la capacidad de leer correctamente y comprender lo que se lee, así como la capacidad de razonar para resolver determinados problemas matemáticos adecuados a cada ciclo escolar.

En términos más simples, en la sociedad hacemos un esfuerzo muy grande para montar y mantener un sistema educativo que debe tener como fin primordial que nuestros niños, niñas y jóvenes aprendan lo que la propia sociedad decidió que deben aprender.

Es tremendamente complicado que nuestros estudiantes puedan aprender el conjunto de conocimientos, competencias, habilidades y valores requeridos para desarrollar todo su potencial como seres humanos, si no logran dominar algo básico como aprender a leer y comprender lo que leen.

El Banco Mundial le llama a esta situación “pobreza de aprendizaje”. Se trata de la incapacidad de un niño o niño de 10 años de leer un texto simple y comprender lo que ha leído. En América Latina prepandemia, esta situación afectaba a un 53% de la población y se elevó actualmente al 70%.

En nuestro país, ya teníamos a más del 70% de nuestros estudiantes en esta situación y todo hace suponer que esta cifra se ha elevado a más del 80% de nuestra población escolar. De hecho, en una evaluación realizada a aquellos jóvenes que han abandonado el sistema escolar (solo la mitad de los que iniciaron la primara, terminan la secundaria), el 99% de los mismos no alcanza a tener las competencias mínimas de comprensión lectora. Entre muchos otros datos, estos dos son bastante ilustrativos para designar a esta situación como una verdadera catástrofe social.

Si entendemos la tremenda destrucción que esto está ocasionando a nuestra sociedad, deberíamos reaccionar en consecuencia y como ocurre en cualquier otra catástrofe, sumar fuerzas y concentrarnos en apagar lo más rápido posible el incendio. Esto implica foco total en el problema real, y por supuesto entender mejor las causas que la producen y actuar sobre ellas.

Sin embargo, veo casi atónito que gran parte del debate sobre educación en este momento y particularmente en lo referente al proceso de transformación educativa en curso, se enfoca en algunas palabras cuasi diabólicas. Se intenta presentar a cuestiones como “igualdad de género”, “inclusión” o “enfoque de derechos” como parte de una suerte de agenda global que quiere destruir nuestra sociedad y forma de ser.

¡Por favor! El problema no está ahí. Claramente no estamos entendiendo la dimensión de esta catástrofe y el impacto que tiene y tendrá sobre toda la sociedad.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.