Caso González Daher: Justicia debe probar su independencia

Escaso tiempo ha transcurrido de aquel histórico fallo que, según dijéramos desde este mismo Editorial, daba  un poco de credibilidad a la Justicia. Poco más de un mes después, el caso de Ramón González Daher (RGD), condenado a 15 años de cárcel, sigue manchando de descrédito a la Justicia paraguaya. González Daher está envuelto en una nueva trama: imputado por quebrantamiento del depósito en grado de instigador y por extorsión en grado de autor, por el caso de los cheques hurtados del Juzgado de Humberto Otazú, antes del juicio oral en el que fue sentenciado a 15 años de prisión. Pese a todos los elementos, un juez le concedió la libertad ambulatoria. Parafraseando al filósofo, en el Paraguay la historia también se repite dos veces, primero como tragedia, después como farsa. Es hora de que la Justicia demuestre su independencia.

Un largo proceso llevó a la histórica condena de Ramón González Daher a 15 años de cárcel, después de que la Justicia lo encontrara culpable de los delitos de usura, lavado de dinero y declaración falsa. Pese a todo, su condena está pendiente de confirmación y él sigue gozando de plena libertad.

Recientemente, Ramón González Daher se vio envuelto en otro “incidente” con la Justicia, cuando fue imputado por la sustracción de tres cheques del Juzgado Penal, bajo las figuras de hecho punible de quebrantamiento del depósito, en calidad de instigador y por el hecho de extorsión, en calidad de autor. Según los antecedentes de la Fiscalía, entre el 8 de febrero de 2021 y julio pasado, RGD habría logrado acceder al Juzgado Penal de Garantías Especializado en Delitos Económicos del Primer Turno de la Capital, mediante una tercera persona, para sustraer tres cheques originales.

El esquema se completa con la revelación del audio de una conversación telefónica mantenida entre González y la esposa de Luis Arza, presunto responsable de un esquema piramidal, lo cual aportó una serie de pistas respecto de los negocios del ex dirigente deportivo luqueño.

Por más de dos años, Última Hora había expuesto el esquema de usura y doble cobro montado por Ramón González Daher, quien perjudicó con total impunidad a más de 500 personas. Esto solamente fue posible mediante el poder de su hermano, el ex senador colorado Óscar González Daher, quien como integrante del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y del Consejo de la Magistratura mantuvo el control sobre jueces y fiscales.

Según la Fiscalía, Ramón González Daher concedía préstamos a terceras personas con intereses mayores a lo establecido legalmente, aprovechándose de la necesidad de sus víctimas; solicitaba garantías desproporcionadas y utilizando para dichos fines cheques y otros documentos de pago, que luego eran introducidos al sistema financiero, siendo esta su principal actividad comercial. Después de eso oprimía a sus víctimas para obtener mayores beneficios. En el juicio que lo condenó a 15 años de cárcel, quedó demostrado que la fortuna amasada por RGD y su hijo Fernando González Karjallo provenía de los préstamos usurarios y no de la renta de inmuebles, como lo declaraban ante la Subsecretaría de Estado de Tributación.

A fines del año pasado, la Fiscalía imputó y ordenó la captura de González Daher en el caso de los cheques robados. Pasaron dos semanas del nuevo año y, acorde con las expresiones de su abogado, este se presentaría “cuando crea conveniente”. Cuando así lo hizo al fin, tuvo una audiencia de imposición de medidas exprés en el Palacio de Justicia de Luque, donde el juez civil del 2° Turno, interino del Juzgado Penal de Garantías 1, Enrique Sanabria, le otorgó la libertad ambulatoria al prestamista.

La Justicia, como afirmaba monseñor Arnulfo Romero, es como la serpiente, solo muerde a los descalzos. El clan González Daher ha utilizado repetidamente a la Justicia para su beneficio, lo cual es inaceptable, por eso es momento de poner un fin a estos hechos deshonestos. La democracia en el Paraguay precisa de una Justicia independiente. Es hora de comenzar a construirla.

Dejá tu comentario