22 may. 2024

Cambio climático, sequía y soja: Un problema a largo plazo

El cambio climático está teniendo efectos devastadores en la economía; una de las consecuencias de este fenómeno es la sequía. Esta semana representantes de los gremios que aglutinan a productores sojeros presentaron un estudio sobre las pérdidas que están enfrentando en la presente zafra y solicitaron el apoyo estatal. El Gobierno respondió positivamente con una serie de medidas que beneficiarán al sector, cuyos costos no se conocen. Es importante que los organismos estatales informen y transparenten, con el propósito de cuantificar el impacto económico público y privado que tendrá el problema.

El cambio climático afectará a las próximas décadas y las políticas públicas deben considerar con seriedad este problema para dimensionar las consecuencias económicas y financieras a largo plazo. Los costos no son asumidos exclusivamente por el sector privado, razón por la cual el mercado no será útil para crear el incentivo a producir o no producir determinados bienes que será afectados de manera estructural por el calentamiento global.

Así como están las proyecciones y teniendo en cuenta el rol que ha tenido el Estado en el apoyo al sector sojero, es de prever que parte de los costos de las sequías serán asumidos también por el sector público, por lo que afectará a toda la ciudadanía. A esto se suma que la producción agropecuaria intensiva contribuye al calentamiento, generando costos con externalidades negativas para todo.

Los estudios realizados por el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) sobre los impactos económicos del cambio climático en al menos cinco departamentos del país, todos productores de soja, presentan evidencia científica rigurosa que indican la manera y los costos en que las sequías, las olas de calor, el aumento de la temperatura, las heladas y las precipitaciones tendrán para el país.

Este fenómeno no es nuevo; los estudios revelan que los efectos del cambio climático empezaron más de una década atrás. Los datos indican una tendencia al empeoramiento, por lo que los Estados deben considerar estas proyecciones, ya que los costos no son solo privados, sino también públicos, en la medida en que se implementen medidas de contención.

De hecho, el Gobierno paraguayo anunció una serie de medidas en el mismo sentido que en años anteriores, por lo que es de prever que este apoyo continuará en el futuro. Más allá de las pérdidas en las cosechas y en la cadena productiva que incluye el sector transporte o en el sector agroindustrial de la oleaginosa, existen costos económicos y de oportunidad en el sector público, como en cualquier otra política.

Una vez que se implementan medidas desde el sector público, como el refinanciamiento, la reestructuración o renovación de créditos, la postergación del pago de impuestos o cualquier otra acción paliativa, existen costos que son asumidos por el Estado y, por lo tanto, por toda la población.

Adicionalmente hay que considerar los efectos macroeconómicos en las reservas y las divisas dado el volumen que representan las exportaciones de la soja. A nivel micro se verán afectados los costos internos de insumos para la producción de otros bienes, como los derivados de la carne, por el alza en los precios de los balanceados que contienen soja.

Ante esta situación no solo es importante mirar el futuro desde los riesgos y los costos que impone el cambio climático, sino fundamentalmente los mecanismos que garanticen una mayor resiliencia y menor vulnerabilidad a los menores costos posibles.

Más contenido de esta sección
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.