25 feb. 2024

Caacupé: No tocar fondos de IPS y un duro sermón para políticos

En la mejor tradición del magisterio de la Iglesia, y precisamente en el marco de la festividad de la Virgen de Caacupé, espacio fundamental de la fe del pueblo paraguayo, Ricardo Valenzuela, obispo de Caacupé, dirigió un categórico mensaje en una carta en la que analiza en detalle la realidad actual que vive el país. “El hambre, la enfermedad, la falta de empleo digno y la inseguridad no se detienen”, denunció monseñor, y advirtió a las autoridades nacionales: “No es prudente abusar de la confianza depositada en ustedes”.

La festividad de la Virgen de Caacupé fue la ocasión propicia para que la Iglesia paraguaya dejara claramente expresada su posición respecto a la realidad social, política y económica del país. Parte de este análisis ya estuvo presente en las homilías durante el novenario, pero sin dudas la carta al pueblo paraguayo, leída por el obispo de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela, ha sido el perfecto epílogo de la multitudinaria celebración.

Citando al papa Francisco, “ya no se puede decir que la religión debe recluirse en el ámbito privado y que está solo para preparar las almas para el cielo”, el obispo manifestó que los valores y principios morales de la fe cristiana deben tener incidencia en la sociedad; que “nuestros conciudadanos tengan la oportunidad de vivir dignamente, encontrando así la felicidad en esta tierra”, porque Dios no quiere que el ser humano viva mal”.

La carta del obispo de Caacupé estuvo cargada de críticas hacia el Gobierno sobre temas de salud, educación, corrupción, pobreza e inseguridad, y también hizo un llamado a la ciudadanía para involucrarse en política y promover cambios.

En forma contundente, Valenzuela se hizo eco de las recientes protestas de los trabajadores que cuestionan el proyecto que crea una superintendencia de jubilaciones y pensiones, y un consejo de seguridad social copado por representantes del Estado que pretenden tomar decisiones sobre las cajas jubilatorias públicas y privadas.

“Una preocupación reciente y palpitante es el caso del Instituto de Previsión Social (IPS), una preciosa institución social puesta al servicio de una población cada vez más vulnerable, que necesita protección con una salud garantizada para trabajar con la esperanza y la satisfacción de una jubilación para la vejez, como la que mucha gente ya comienza a disfrutar luego de años y décadas de trabajo. Ese fondo jubilatorio debe permanecer cerrado para su único objetivo, asegurar una vida digna a los obreros y trabajadores después de tanto esfuerzo: Poder disfrutar de su propio aporte jubilatorio cuando le corresponda su retiro del mundo laboral. Ojalá sea el Estado el que cuide y vigile esos fondos reservados pensando en un futuro seguro y mejor de los ciudadanos que han aportado”.

Otro momento de gran impacto fue una rotunda advertencia a las autoridades nacionales, refiriéndose a las últimas elecciones, apuntó que “la ciudadanía ha sido generosa en confiar nuevamente en ustedes; pues, pese a los desaciertos y graves omisiones que originaron múltiples pérdidas, les ha renovado el contrato. Todos reconocemos que el pueblo paraguayo es noble y generoso; cree en las promesas electorales; es paciente y sufrido; pero no es prudente abusar de la confianza depositada en ustedes”.

En la carta al pueblo paraguayo se menciona el progreso y las inversiones que se expandieron, pero que no alcanzaron a grandes sectores de la sociedad que carecen de los más básicos recursos para una vida digna; también señaló que la corrupción es una sangría que está volviendo anémico al país.

Ricardo Valenzuela instó a los laicos a incidir en las universidades, en todas las instituciones civiles, administrativas, judiciales, legislativa, militares y policiales, en el trabajo y en la calle: “¡Anímense a revisar las estructuras injustas que se han establecido y tengan el coraje de derribar las barreras que oprimen a nuestro pueblo! ¡Busquen los modos más eficaces para combatir la irritante pobreza extrema, la corrupción y la impunidad! ¡Pongan sus máximos esfuerzos para extirpar el cáncer del narcotráfico, del lavado de dinero y el tráfico de personas entre tantas execrables injusticias!”, subrayó el obispo en un contundente resumen de los más graves problemas del país.

Más contenido de esta sección
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.
Cada día se suceden los hechos delictivos que impactan en la ciudadanía, hasta el punto de que estos eventos prácticamente están normalizados. La violencia urbana afecta a las personas en las paradas del transporte público, en las calles y en los espacios públicos, mientras las autoridades del país continúan sin ofrecer respuestas, salvo alguna estadística surrealista. La inseguridad se suma de esta manera a la lista de deudas del Estado paraguayo, que tampoco ofrece a la población educación de calidad, salud pública, empleo digno ni servicios eficientes.
Creado hace 81 años, el Instituto de Previsión Social tiene como finalidad brindar asistencia a sus asegurados en caso de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y proporcionar una jubilación o una pensión al trabajador titular. Es una institución fundamental para el trabajador, y ha quedado demostrado que es imprescindible, a pesar inclusive de la corrupción y la mala gestión que consume sus recursos. Urge recuperar IPS para la mejor asistencia y asegurar a miles de paraguayos una digna jubilación.
Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.