Nacionales

Buzo español cuenta experiencia en Tailandia y ganas de visitar Paraguay

El buzo español Fernando Raigal reveló detalles sobre el rescate de los niños tailandeses que mantuvo en vilo al mundo entero. El rescatista dijo que aún se encuentra asimilando lo vivido en la cueva Tham Luang Nang Non y, además, confesó tener muchas ganas de visitar Paraguay.

Desde Bangkok, capital de Tailandia, Raigal conversó con el programa En Contexto, que se emite por Monumental AM 1080. El buzo fue uno de los 90 hombres que trabajó en el interior de la cueva para rescatar a los 12 niños y su entrenador.

“Es una experiencia que todavía estoy asimilando y simplemente ha sido una labor de coordinación y de ganas de sacarlos de allí. Estamos muy felices”, expresó Raigal, quien cumplió 33 años en medio de sus labores de rescate en la gruta.

El buzo español es considerado un héroe y una de las figuras más resaltantes en las últimas semanas en su país. Comentó que llegó hasta el lugar por medio de una invitación de un amigo y fue de manera voluntaria, sabiendo del riesgo al cual se enfrentaba.

Lea también: Marina confirma el rescate de todos los atrapados en la cueva

“Cada uno era consciente de que había posibilidades de que no lo podíamos conseguir, pero todos los pensamientos negativos había que quitárselos del medio, tener nada más que positivismo, ganas e intentarlo”, indicó.

El peligro se comprobó con el fallecimiento de su compañero Saman Gunan, de 38 años, quien perdió la conciencia por la falta de aire durante una misión de abastecimiento. Raigal dijo haberlo conocido tres días antes de su muerte: “Lo que pasó fue muy duro”, refirió.

Actualmente, el español y sus colegas iniciaron una campaña de recogida de donaciones para la familia de Gunan. El rescatista dijo estar bien de salud, aunque muchos de sus compañeros adquirieron bacterias en el agua y se encuentran siendo atendidos por las reacciones alérgicas en la piel.

Fernando Raigal.jpg

El momento del rescate

El buzo detalló los últimos momentos del rescate: “El agua era completamente negra, sin visibilidad alguna, con corrientes, espacio consumado y rocas afiladas por todos lados”, recordó.

Raigal explicó que pudo ver a cada uno de los niños. “En el rescate en concreto yo estaba en la cámara número dos, allí recibíamos las camillas uno por uno de todos los niños, recogíamos la camilla y los llevábamos hacia la salida de la cueva”, indicó.

Tailandia: Lo que tenés que saber del rescate de los 12 niños y su entrenador

“Ya no pudimos hablar con ellos porque iban sedados, como anteriormente habían buceado en condiciones extremas (…) cuando tú le pones a alguien bajo del agua a bucear, primero debería de enseñarle a bucear en condiciones ideales, ahí no había posibilidades”, sostuvo.

“En esas condiciones, esperar que un niño de Tailandia, que generalmente no saben nadar, lo pase exitosamente, creo que es demasiado, y con el riesgo de pánico la única opción era mitigar sedándolos”, argumentó.

Además, refirió que no tenían muchas opciones más que rescatarlos apenas disminuyera el agua, ya que de esperar a octubre, mes en que se prevé termine la época de lluvia, la historia podía terminar de otra manera.

"Había posibilidades de que no acabase bien, pero lo que sí había que hacer es centrarse en las posibilidades de que iba a acabar bien, de tener un poco de positivismo", añadió

Raigal finalizó agradeciendo por todo el apoyo brindado desde Paraguay. "Tengo muchas ganas de visitar vuestro país", confesó.

Los estudiantes, de entre 11 y 16 años, y el entrenador, de 26, se adentraron en la caverna Tham Luang, en la provincia de Chiang Rai, el sábado 23 de junio tras completar un entrenamiento del equipo de fútbol "Jabalíes Salvajes", del que forman parte. Una súbita tormenta inundó parcialmente la cavidad y les dejó atrapados en el interior.

La evacuación empezó el domingo 8 y sacaron a cuatro niños; el lunes 9, sacaron otros cuatro, y el martes 10, completaron la operación con los cinco restantes, entre ellos, el adulto.

Dejá tu comentario