Mundo

Atentados elevan tensión entre israelíes y palestinos

 

Una jornada de violencia entre israelíes y palestinos se vivió este miércoles marcado por dos ataques con explosivos en Jerusalén que causaron la muerte de un joven canadiense-israelí de 15 años y dejaron además un saldo de al menos 14 heridos.

Los ataques con bomba se produjeron en paradas de autobús .

El último ataque con un artefacto explosivo en Jerusalén fue en 2016, aunque atentados de esta índole se asocian más bien al período de la Segunda Intifada (2000-2005), cuando los ataques con bomba cometidos por grupos palestinos se convirtieron en una realidad constante propia del conflicto palestino-israelí.

La violencia en la zona se ha recrudecido desde marzo, con ataques por parte de palestinos y sangrientas redadas del Ejército israelí en Cisjordania ocupada.

En lo que va del año, 149 palestinos han muerto en incidentes violentos con israelíes en Cisjordania e Israel, según el Ministerio de Sanidad palestino. Esto convierte al 2022 en el año más sangriento en la zona desde 2006.

Del lado israelí, han muerto 28 personas.

Un joven palestino de 22 años también murió este miércoles por disparos del Ejército israelí en la ciudad cisjordana de Nablus, durante enfrentamientos entre residentes locales y soldados y en lo que marca la segunda muerte palestina de una violenta jornada en la zona.

El fallecido, identificado como Abu Kishek, había resultado herido durante los enfrentamientos con las tropas israelíes que se encontraban resguardando a un grupo de civiles judíos en su peregrinación mensual a la Tumba de José. El palestino fue hospitalizado tras un disparo de bala y murió horas más tarde.

Su fallecimiento sigue al de Ahmed Amjad Shehadeh, un adolescente de 16 años que también participó de los enfrentamientos y, según informó Sanidad, murió tras un disparo al corazón. Ningún soldado o civil israelí resultó herido en los hechos, pero más de treinta palestinos resultaron lesionados.

Dejá tu comentario