Turismo

Ante déficit de lo público, ciudadanía crea sus espacios de esparcimiento

Carlos Elbo Morales Por Carlos Elbo Morales

En la esquina de Palma y Ayolas, entre los edificios y casas con pinturas oscurecidas por el hollín, el tiempo y el abandono, desde hace un tiempo resalta un espacio diferente.

Adornada con luces, bancos, sombrillas y acera colorida, la esquina donde se asienta un negocio de venta de calzados.

En este sector del microcentro asunceno los transeúntes aprovechan para pasar el rato y tomarse fotos, tanto de día como de noche.

Como ocurrió con la Costanera de Asunción, incluso ante de habilitarse, la ciudadanía se apropió del lugar ante la falta de espacios de esparcimiento.

En general, existe un déficit de lo público, entendido como el conjunto de bienes y servicios para el uso libre, abierto, seguro de la ciudad, comenta la arquitecta Mabel Causarano.

Imán. La esquina de Palma y Ayolas atrae a la ciudadanía con su atractiva ornamentación.JPG
Imán. La esquina de Palma y Ayolas atrae a la ciudadanía con su atractiva ornamentación

Imán. La esquina de Palma y Ayolas atrae a la ciudadanía con su atractiva ornamentación

“A la escasez –y a veces, precariedad de lo público– se suma el déficit de mantenimiento, el cierre de algunos espacios como el Parque de la Solidaridad y el Parque Urbano, la ocupación de las plazas históricas, los sucesivos fraccionamientos del Jardín Botánico”, añade.

Sobre el porqué la gente va a la esquina de Palma y Ayolas señala que demuestra las expectativas de una ciudadanía que, por razones contingentes (como la pandemia) y estructurales, desea apropiarse de los espacios urbanos. Indica que la sociabilidad busca recomponerse luego de lo vivido con el Covid.

Entre los pasos que se pueden seguir para crear los espacios de ocio, se pueden habilitar calles peatonales. También llevar adelante la revitalización de los mercados zonales, con la inclusión de variados usos.

Los corredores verdes con amenidades en las áreas–núcleo, acuerdos con propietarios de terrenos extensos, mediante incentivos fiscales. La recuperación de los arroyos y de las plazas ocupadas por las comunidades desplazadas, las seccionales y otras entidades privadas son alternativas viables, menciona.

Si existe voluntad, probablemente no se tenga capacidad de concretar las acciones. “Sería como elucubrar si existió primero el huevo o la gallina”, expresó la ex ministra de Cultura.

Alternativa. Ante el déficit de lugares de ocio gratuito, se encuentran otros sitios..JPG
Alternativa. Ante el déficit de lugares de ocio gratuito, se encuentran otros sitios.

Alternativa. Ante el déficit de lugares de ocio gratuito, se encuentran otros sitios.

Centro. El abandono en que se encuentra el Centro Histórico de Asunción de parte de la Municipalidad es un tema de debate constante.

El último intento de recomponerlo fue el PlanCHa (Plan Centro Histórico de Asunción) iniciado y cancelado en el gobierno anterior. La Comuna tampoco mostró interés en dicho plan, contó Causarano.

La recuperación del centro debería pasar justamente por dicho plan, realizándose los ajustes, menciona. “¿Quién tiene que hacerse cargo? Lo ideal es que fuera la Municipalidad la que liderara el proceso. Pero podría conformar una mesa con el MOPC y otras instituciones”, aconseja.

Aunque el componente turístico es importante, este no debe ser el único en el plan de recuperación, puntualiza.

Los centros históricos revitalizados, cuenta, para sostener el proceso apostaron a la cuestión residencial, de servicios, la plurifuncionalidad.

“No puede apuntar solo al turismo porque se vuelve una cuestión ficticia. No una cuestión de vida urbana, integrada con sus diferentes aspectos”, puntualizó.

La ideal es que la Municipalidad lidere el proceso de revitalización del centro trabajando con otras instituciones. Mabel Causarano, arquitecta.

Dejá tu comentario