Nacionales

Adolescentes se fugan del Centro Educativo de Pedro Juan Caballero

Dos menores se fugaron en horas de la tarde de este martes del Centro Educativo de Pedro Juan Caballero para Adolescentes Infractores ubicado en Amambay, La Policía Nacional se aboca a la búsqueda de ambos.

El comisario Feliciano Martínez, jefe del Departamento de Investigaciones de la Policía Nacional de Pedro Juan Caballero, manifestó que alrededor de las 18.00 se fugaron los menores, de 15 y 17 años.

Manifestó que, aparentemente, el hecho sucedió en el momento en que un fuerte temporal afectaba a la capital del Amambay. En el sitio existen cámaras de circuito cerrado que serán analizadas por los intervinientes.

La Policía Nacional realiza un operativo de rastrillaje en la zona, hasta el momento sin resultados positivos. Se presume que los menores ingresaron a una zona boscosa.

Desde el Ministerio de Justicia informaron que los adolescentes aprovecharon el horario de la cena para atropellar a los agentes educadores, llegar al vallado y trepar los tejidos para ganar la salida.

El menor de 17 años ingresó al lugar en marzo del año pasado. Es un adolescente catalogado como conflictivo, por lo que el Servicio Nacional de Atención al Adolescente Infractor venía realizando su traslado de varios centros educativos.

Entretanto, el adolescente de 15 años ingresó a finales de enero pasado. Ambos cuentan con una primera entrada al sistema penal.

El Centro Educativo para Adolescentes Infractores alberga a 18 menores y queda a metros nada más de la Penitenciaría Regional de Pedro Juan Caballero, de donde el pasado 19 de enero se fugaron 76 reclusos, la mayoría integrantes del Primer Comando Capital (PCC), informó el corresponsal Marciano Candia.

Los centros educativos dependientes del Ministerio de Justicia son lugares donde se encuentran adolescentes en conflicto con la ley y, por normas internacionales establecidas, el sistema de seguridad es diferente al de una penitenciaría.

Estos lugares no deben contar con muros perimetrales y los agentes educadores no pueden utilizar armas dentro del perímetro, mientras que fuera de él solo pueden emplear balines de goma.

Los nombres de los fugados se omiten en cumplimiento del artículo 29 del Código de la Niñez, que prohíbe la publicación de datos que posibiliten identificar a los menores de edad en condición de víctima o supuesto autor de hechos punibles.

Dejá tu comentario