18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
20°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
10°
22°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
lunes 3 de abril de 2017, 19:44

Paraguay se solidariza con familiares de víctimas de la explosión en Rusia

El Gobierno de la República del Paraguay, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, expresa su más enérgica condena al hecho que costó la vida a varios ciudadanos y dejó diversos heridos en el metro de San Petersburgo, este lunes.

"La República del Paraguay expresa sus sentidas condolencias y sentimientos de solidaridad al pueblo y Gobierno de la Federación de Rusia y a los familiares de los fallecidos", expresa el comunicado.

"El Paraguay, al reiterar su repudio a tales actos irracionales, ratifica su decisión de cooperar con la comunidad internacional en la búsqueda, con medidas preventivas para preservar la paz y la seguridad de las personas, de la erradicación de toda forma de violencia e intolerancia", refiere además.

Según el Ministerio de Sanidad, siete personas murieron en el acto, otra en ambulancia y dos más ya en el hospital, mientras seis de los heridos se encuentran en estado grave debido a heridas de metralla y quemaduras.

El atentado ocurrió poco antes de las 15.00 (12.00 GMT) del lunes, en una jornada en la que se reanudaba el curso escolar tras las vacaciones primaverales en Rusia.

Además, otro artefacto explosivo casero fue desactivado por los artificieros en la estación de metro "Ploschad Vasstania", junto a la principal estación de trenes de la ciudad ("Moskovski").

Ese artefacto, que fue colocado dentro de un extintor, tenía una potencia (1 kilo de trilita) varias veces mayor que la que explotó, según informaron fuentes oficiales.

Las autoridades locales decidieron reforzar la seguridad en el aeropuerto de Púlkovo y en el resto de nudos de transporte de la ciudad, al igual que en los lugares de mayor concentración de gente, escuelas y guarderías.

Lo mismo han hecho las autoridades de Moscú, cuyo metro fue objeto en 2010 de dos atentados suicidas que dejaron más de una treintena de muertos.