21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
18°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
jueves 3 de agosto de 2017, 06:50

Mineros cuestionan procesos para adjudicación de lotes

Más de mil familias de mineros de la zona de San Lázaro, en el departamento de Concepción, se manifiestan este jueves contra el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert). Hace tres años les adjudicaron cuatro lotes y hoy aparece un supuesto propietario.

En el 2015, el Indert, en un acto público, concedió cuatro lotes en litigio durante más de 50 años a los mineros de la zona de San Lázaro. Desde esa fecha los trabajadores se dedicaron a la producción de cal agrícola, obtenida de la roca dolomítica, que aflora solo en esta zona del país.

Por esta razón, la zona es netamente minera, la agricultura es nula porque la calidad del suelo no es buena, explicó Julián Ortiz, de la Asociación de Caleros del Paraguay, en comunicación con la 970 AM.

Sin embargo, en los últimos días apareció un hombre, identificado como Ricardo Laterra, para avisar a los trabajadores que las tierras son suyas, que las adquirió también hace tres años y que necesitaría que desalojen el lugar en un tiempo establecido.

Por ese motivo, se manifiestan en familia y con sus máquinas. Desde las 7.00 se adhieren instituciones educativas, además.

Aclaró Ortiz que la manifestación es contra los funcionarios del Indert que tenían a su cargo la inscripción y protección de lotes concedidos por el Estado, y no así contra Justo Cárdenas, con quien aseguraron tener buenas relaciones.

"Son irregularidades que se cometen dentro de las instituciones públicas, sus funcionarios son a su parecer los que están metidos en estas falencias", aseveró.

La manifestación se realiza en el mirador de San Lázaro, donde se irán uniendo otros grupos sociales en el transcurso de la mañana. Cuentan con el apoyo de autoridades distritales y departamentales.

Se ve afectada directamente toda la población, compuesta de 1.200 familias ubicadas en 114 hectáreas, incluida un área protegida, ya que están ubicados cerca de las cavernas de Vallemí.