26 de marzo
Domingo
Tormentas
22°
26°
Lunes
Tormentas
21°
28°
Martes
Poco nublado con tormentas
22°
31°
Miércoles
Mayormente despejado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 3 de febrero de 2017, 11:42

Más de 370.000 refugiados afganos residentes en Pakistán han vuelto a su país

Más de 370.000 refugiados afganos que residían en Pakistán regresaron a su país de origen en 2016, tanto por las tensiones y la difícil situación económica que sufren en su condición de exiliados como por las promesas de facilitar su vuelta por parte del Gobierno de Afganistán, informó hoy ACNUR.
EFE

El total de retornos registrados el año pasado es el más elevado en doce años y representa un aumento considerable con respecto a 2015, cuando volvieron 58.000 refugiados, dijo en rueda de prensa la portavoz de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Ariane Rummery.

Pakistán ha acogido gran número de exiliados del país vecino desde hace más de cuatro décadas y, a día de hoy, continúa siendo el hogar de al menos 1,3 millones de afganos.

En especial, en la segunda mitad de 2016 las autoridades paquistaníes aumentaron el ritmo de las deportaciones y detenciones de las personas de nacionalidad afgana en Pakistán y, por ello, el aumento de los regresos empezó a mediados de año y registró su máximo en octubre.

Así, ACNUR contabilizó 5.895 casos de arrestos de afganos que residían en territorio paquistaní en 2016, de los cuales 1.691 tuvieron lugar en agosto, el mes en el que se produjeron más detenciones.

La introducción de controles fronterizos y la implementación del plan de acción nacional contra el terrorismo afectaron especialmente a los afganos, que representan el grupo más numeroso de indocumentados en el país.

Según entrevistas que ACNUR realizó a aproximadamente 5.000 afganos que regresaron a su país de origen, también fue clave en su decisión de volver la percepción de una mejora de la seguridad en algunas partes de Afganistán y la campaña impulsada por las autoridades bajo el título "Home sweet home" ("Hogar dulce hogar") y que prometía tierras y refugio para los exiliados.

No obstante, la agencia de Naciones Unidas aseguró que "no promueve los regresos de refugiados a Afganistán" por el recrudecimiento del conflicto en distintas partes del país.

ACNUR advirtió de que, pese a las promesas del Gobierno de Kabul, los afganos que han decidido volver se enfrentan a "un futuro incierto", en un contexto de gran inseguridad con niveles de violencia e índices de desplazamiento interno no vistos desde 2002