24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
viernes 2 de junio de 2017, 12:33

Imputada supuesta agresora de niña en CFA

La mujer acusada de abusar sexualmente de una niña de 3 años el pasado 20 de mayo en el local del Centro Familiar de Adoración (CFA), de Zeballos Cué, fue imputada este viernes tras ser reconocida por la víctima a través de la Cámara Gesell.

La acusada, de 46, cuyo nombre se omite, se presentó ante la Fiscalía de Zeballos Cué para ponerse a disposición de la justicia por el hecho ocurrido el pasado 20 de mayo, pero se topó con la sorpresa del reconocimiento por parte de la niña. La imputada se abstuvo de declarar.

La mujer, a la que llaman los niños que asisten al centro como "la profe" o "la tía", fue reconocida por la niña abusada, luego de observarla a través de la Cámara Gesell. La víctima manifestó que "la tía" fue la que le hizo "naná" (la lastimó).

La adulta fue imputada este viernes por abuso sexual en niños. El fiscal de la causa, Víctor Maldonado, pidió prisión preventiva por la gravedad del hecho.

Según declaraciones del agente a Telefuturo, "el elemento que se tiene es la declaración de la nena en Cámara Gesell, que ratifica el hecho". Además, agregó que el caso será dado a conocer al Juzgado de Garantías para pedir seis años de pena privativa de libertad.

En cuanto a los testigos que declararon, Maldonado mencionó a una profesora; además se encuentran pendientes de declarar cocineras, limpiadoras y el propio pastor del CFA.

Por otra parte, la abogada defensora de la imputada, Mabel Servín, alegó que no existe ninguna versión ya que no tuvieron acceso a la carpeta, por lo que la investigación está incipiente. Resaltó que la acusada se presentó "para colaborar", pero que se encontraron con el reconcomiendo de la niña, aunque la autora niegue los hechos.

La madre de la niña realiza tareas de limpieza en dicho local cristiano los sábados, donde además lleva a sus hijos para un estudio bíblico, desarrollado por dos encargadas. Al terminar el trabajo y volver a la casa –de acuerdo con lo que señaló la denunciante ante la Fiscalía– la madre notó que su hija "estaba con los ojos llorosos y una actitud diferente".