24 de junio
Sábado
Parcialmente nublado
19°
29°
Domingo
Muy nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Martes
Muy nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
viernes 23 de diciembre de 2016, 11:23

"Estaba prácticamente muerto y resucité": El testimonio de un trasplantado

Celso Ñamandú (35) es oriudo de Paso Barreto, Concepción. En octubre de 2015 le diagnosticaron miocardiopatía en fase terminal. Se encontraba al borde de la muerte, deteriorado, con 9% de probabilidad de vida. Era imperativo un trasplante de corazón para seguir viviendo. Esta es su historia, que comenzó pocos días antes de la Navidad en 2015.

Su calvario inició en diciembre de 2015. "Recuerdo que antes de Navidad, un 23 de diciembre, fui a visitar a mi hermano y lo encontré muy mal, todo hinchado, deteriorado, por lo que tuvo que ser internado", rememoró su hermana melliza, Celsa Antonia, quien estuvo a su lado en toda esta odisea.

En mayo de este año recibieron la noticia que tanto estaban esperando: se había conseguido al donante, por lo que Celso fue trasladado vía aérea desde Concepción hasta el hospital San Jorge, donde se procedió al trasplante, operación que duró aproximadamente cinco horas.

Para garantizar los controles estrictos a los que debía ser sometido el paciente, se le facilitó una vivienda ubicada dentro del predio del hospital, esto por parte del Ejército. Luego de 7 meses, Celso finalmente recibió el alta médica, según informaron desde el Ministerio de Salud.

"No tengo palabras para agradecer todo lo que hicieron por mí", dijo con voz entrecortada.

Las lágrimas no se hicieron esperar a raíz de la inmensa felicidad que lo inundaba por estar y sentirse vivo nuevamente. "Vine a este hospital en último estado. Estaba prácticamente muerto y resucité", confesó.

Pidió a las familias que acepten dar en donación los órganos de su ser querido fallecido. Esta es una acción altruista que puede salvar la vida de muchos.

Mediante este gesto —señaló— no solo le trasplantaron un nuevo corazón, sino que le brindaron la oportunidad de vivir. "Eso no tiene precio", afirmó emocionado. "Antes ni podía comer ni caminar por causa de la patología", recordó.

Embed

"No tengo palabras para agradecer, tanto a los médicos como a la familia que hizo posible la donación. Me salvaron la vida, me ayudaron. En 24 horas hicieron posible que me restablezca. Estaba prácticamente muerto y resucité", no se cansaba de repetir.

Al ser consultado respecto a sus planes, expuso entre risas que tiene pensado casarse y formar una familia. "Entrego todo en las manos de Dios para que Él haga lo que tenga que hacer, por algo me dio otra oportunidad y me regresó a la vida, fue una prueba difícil", señaló.

Indicó que en horas más irá rumbo a la basílica de Caacupé para agradecer a la Virgencita por el milagro concedido, para posteriormente reencontrarse con su familia. "En esta fecha yo estaba muy mal, Navidad y Año Nuevo pasé en un hospital", recordó.

Por su parte, Celsa Antonia, su hermana melliza, agradeció el resultado. "Nunca perdimos la esperanza de que mi hermano se recuperara, y estamos muy felices por la operación exitosa. Vamos a celebrar con todo esta Navidad", contó emocionada.

El doctor Delmás Frescura, director del Instituto Nacional de Cardiología, indicó que el paciente tendrá que recurrir al hospital para sus controles rutinarios cada 2 y 3 meses.

"Obtuvo una evolución satisfactoria. Él va a tener una vida prácticamente normal, con algún tipo de restricción de manera preventiva", sostuvo el médico.