26 de septiembre
Martes
Despejado
20°
33°
Miércoles
Muy nublado
21°
34°
Jueves
Muy nublado
20°
30°
Viernes
Chubascos
18°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
jueves 13 de julio de 2017, 14:02

Empresario argentino asesinado a botellazos en Encarnación

Una joven de 17 años confesó haber sido la autora del asesinato de un empresario argentino residente en la ciudad de Encarnación, Itapúa. Contó que a botellazos se "defendió" de un intento de abuso.

Según declaraciones de la menor, la misma fue contratada por el empresario Eladio Terleski, de 79 años, para hacer labores domésticas.

El hombre vivía solo en un departamento próximo al centro de frontera del puente San Roque González de Santa Cruz, que une a la ciudad de Encarnación con Posadas (Argentina); se dedicaba a realizar préstamos de dinero y proveía servicios a barcazas que transportan soja hacia los puertos argentinos.

El pasado miércoles, la joven comenzó a trabajar con el empresario argentino Eladio Terleski. El sábado, cerca del mediodía, salió del departamento y fue rumbo a su casa para retornar de sus días libres el lunes.

El circuito cerrado de la vivienda en donde residía Terleski muestra a la joven saliendo con mochilas y tapándose el rostro con un pañuelo, según Sur Tv.

Al inicio de la semana laboral, según sus primeras declaraciones, encontró a su jefe muerto, por lo que comunicó sobre el hallazgo a la Policía.

Terleski fue hallado muerto en el baño de su departamento. Estaba con el torso desnudo y presentaba fuertes golpes en la cabeza.

La menor, en sus declaraciones ante la prensa, comentó sobre su situación en la vivienda. "Hace ocho días por ahí que vine con él a trabajar, supongamos. El sábado ya salí de acá, él (empresario) estaba bien cuando yo me fui", refirió la acusada.

El caso dio un giro cuando el jefe de Investigaciones, Braulio López, informó que la misma confesó haber sido la autora del asesinato, luego de caer en varias contradicciones.

"Llegamos a la conclusión de que se contradijo. Aceptó el hecho, dijo que el señor quiso abusar de ella y ella se negó, se apoderó de una botella de sidra y le aplicó los golpes", manifestó el comisario.

La Policía Nacional allanó la vivienda de la joven con una orden judicial, en el lugar hallaron algunas ropas con manchas de sangre y cerraron el caso con la confesión de la misma.