21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
martes 8 de agosto de 2017, 01:00

Ejecutivo prepara propuesta que flexibiliza pago de deuda

El Poder Ejecutivo está trabajando en una nueva propuesta que harán llegar a los campesinos en busca de un acuerdo que pueda ayudar a pagar sus deudas y destrabar la crisis. La misma apunta a negociar la refinanciación y ampliar el plazo de pago más allá de los 10 años a tasas de interés flexibles.

La rehabilitación financiera y productiva son los elementos que apuntan a inyectar ayuda en materia de insumos, abonos y semillas.

La senadora Lilian Samaniego destacó que están abiertos a trabajar en el marco de la mesa de diálogo para subsanar la crisis y garantizar a todos los paraguayos.

Ratificó la posición del Gobierno de que la condonación y el subsidio no son métodos viables para llevar adelante la situación. Los campesinos siguen apostados en las inmediaciones del Congreso. Ayer estuvieron realizando un intenso lobby con algunos legisladores.

El presidente de la República vetó el viernes pasado el proyecto de subsidio, argumentando que no existen recursos económicos para atender la demanda. Ante esto, reiteró la idea de refinanciar las deudas.

“Se está elaborando una nueva propuesta para llevar a la mesa de diálogo. Vamos a estar con la predisposición de siempre para dialogar con la multisectorial campesina”, expresó la senadora Samaniego. Insistió en que hay un trabajo por parte del Ejecutivo para plantear una propuesta nueva, a fin de encontrar un punto de coincidencia.

“La condonación y el subsidio se rechazan. Es inviable el camino”, indicó.

Ahora está en manos de los legisladores aceptar o rechazar el veto presidencial.

El presidente de la República sigue analizando las alternativas con su equipo de asesores para evitar que la situación pueda empeorar la crisis instalada en la capital.

Hubo una fuerte presión por parte de los gremios de la producción, los ganaderos y los industriales, quienes marcaron postura contra la promulgación del proyecto de subsidio de la deuda campesina. En principio, los miembros del equipo político de Cartes anunciaron que terminaría aceptando la propuesta para evitar que se genere confrontación entre campesinos y policías.