16 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
jueves 23 de marzo de 2017, 08:39

Atención en la Terminal en medio de precariedades, según denuncias

Ubicadas en los pasillos y refugiadas bajo toldos, empresas venden los pasajes en la Terminal de Asunción tras un incendio que consumió al menos 16 casillas de las 100 existentes. Los pasajeros aseguran sentir cierta "desconfianza" a la hora de comprar boletos, ante la precariedad de las instalaciones.
El pasado 2 de marzo de este año la Terminal sufrió un siniestro que generó pérdidas importantes, no solo para la Municipalidad de Asunción, sino que para las mismas empresas de transporte. Unas 16 casillas ubicadas en zona del incendio, fueron las afectadas.

Desde el 20 de marzo, la Terminal normalizó la venta de pasajes en su sede tradicional. Las empresas afectadas se instalaron en los pasillos, colocando sus mesas y computadoras a la intemperie, mientras toldos las cubren del clima, informó la 970 AM.

Según explicó el director de la Terminal de Asunción, Julio Benítez, este lunes habilitaron unas 8 casillas provisorias que son instaladas con materiales desmontables. Tienen la misma dimensión que aquellas que se incendiaron, pero no están hechas de ladrillos. Cada una tiene un costo de G. 5.000.000, es decir, adquirirlas tuvo un precio de G. 80.000.000.

Benítez dijo a nuestra redacción que tal costo es asumido por cada empresa de transporte, no por la Comuna de la capital, según aseguró.

Ante las denuncias, el director dijo que no cuentan con críticas concretas sobre la desconfianza de los pasajeros. Seguirán con la misma metodología hasta que las 8 casillas faltantes sean instaladas, dijo.

"Queremos estar operativos con estas casillas para el 7 de abril, cuando inicia el Operativo Semana Santa. Serán como casillas de las góndolas del shopping. Estamos instalados de manera precaria, pero es normal ante un siniestro", explicó tras comparar lo que ocurre ante las crecidas de los ríos en donde familias damnificadas son reubicadas en refugios.