23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
32°
Jueves
Despejado
25°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Muy nublado
20°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
viernes 5 de mayo de 2017, 07:30

A un año de la primavera estudiantil que derrocó a Marta Lafuente

A un año de la destitución de la entonces ministra de Educación, Marta Lafuente, tras la revuelta estudiantil a nivel nacional, siguen cayendo los colegios. El político Enrique Riera aún no pasa la prueba al frente de la institución.

La difícil relación entre Lafuente y los estudiantes secundarios se quebró definitivamente el 3 de mayo de 2016 con la toma del Colegio República Argentina, luego de que se ausentara a una reunión convocada para tratar los problemas de infraestructura en Nuestra Señora de la Asunción.

Las clases se suspendieron en dicha institución educativa y en las siguientes horas más estudiantes se sumaron con movilizaciones exigiendo la destitución de la ministra, quien formaba parte de la selección de técnicos del gabinete del presidente Horacio Cartes.

Embed
Toma en el Colegio República Argentina.| Foto: José Molinas.

Al segundo día de las protestas de jóvenes de al menos 100 colegios públicos y privados, Lafuente no tuvo más opción que renunciar. En República Argentina, el grupo de estudiantes que se atrincheró en el interior de la casa de estudios recién levantó la toma el 6 de mayo, día en que recibieron asistencia médica por síntomas de resfríos, dolores de panza y garganta.

Para descomprimir la tensión entre los adolescentes, el mandatario eligió como nuevo ministro a Enrique Riera, incorporando así a su gabinete a un político más en reemplazo de una técnica. Sin embargo, las tomas y manifestaciones siguieron durante su gestión, siendo la más reciente el caso del Colegio Nacional de Villarrica, donde exigían la reparación de la infraestructura.

Embed
Las escuelas siguieron cayendo en varios puntos del país y si bien las inversiones al respecto se encuentran a cargo de las gobernaciones y municipalidades mediante los recursos del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide), igualmente se trabaja en conjunto con el Ministerio de Educación y Ciencias para la adjudicación de obras.

Mientras, sigue vigente la mesa de trabajo entre las autoridades del MEC y los representantes de la Organización Nacional Estudiantil (ONE), la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (Fenaes), la Unión Nacional de Centros de Estudiantes del Paraguay (Unepy) e independientes.

Gestión desaprobada. De los tres compromisos firmados por Cartes acerca de la derogación de la reglamentación de los centros de estudiantes, la instalación de una mesa de trabajo y la declaración de emergencia en infraestructura, no se cumplió este último. Solo se declaró de interés nacional, por lo que no se extremaron esfuerzos para solucionar la problemática, de acuerdo con la Unepy.

Asimismo, la dirigente del gremio estudiantil Ruth Martínez explicó que hay retrocesos en la gestión actual, como la tardía distribución de kits escolares debido al requisito de inscripción en el Registro Único del Estudiante. "Ataron un derecho nuestro a un proceso burocrático", se lamentó la joven al ser entrevistada por ÚLTIMAHORA.COM.

La organización además duda de la cantidad de colegios en alerta roja por peligros de derrumbe, pues solo figuran 91 instituciones, mientras siguen derrumbándose escuelas que no están en la lista. Tampoco se entregaron los libros de materias básicas, como se había acordado, según denuncia.

Para los estudiantes, Lafuente representó una figura autoritaria dentro del sistema educativo. Con Riera se mantiene el diálogo, pero su gestión aún no es aprobada por los jóvenes.

A su vez, el docente Melquiades Alonso considera que la administración de Enrique Riera se enfoca más en la infraestructura, por pedido mismo de los estudiantes, mientras que la anterior ministra tenía como prioridad la educación inicial.

El maestro opina que todavía falta revisar las prácticas docentes y la malla curricular. Sus preguntas claves son: ¿Qué se está enseñando? y ¿qué están aprendiendo los estudiantes?