27 feb. 2024

Vialeras exigen al Gobierno que mejore el gasto público

El presidente de la Cámara Vial Paraguaya (Cavialpa), ingeniero Paul Sarubbi, señaló que el sector privado hará su parte en la inversión en infraestructura, pero afirmó que el Gobierno debe “mejorar el gasto público”. Añadió que se necesita trabajar en equipo entre sectores público y privado para salir adelante mediante la inversión en infraestructura, manteniendo el margen en el 3% del PIB, USD 1.200 millones al año.

Sarubbi aseveró que el Estado tiene el desafío de mejorar el gasto, establecer políticas a largo plazo, y que la inversión en infraestructura no sea el eterno fusible cuando no existan recursos públicos. “Cuanto más grandes sean los gastos públicos, los gastos fijos, de salarios, de gastos administrativos, menos margen va a haber para la inversión en infraestructura”, subrayó el profesional.

La ley. El titular de Cavialpa precisó que conceptualmente el Estado tiene límites establecidos para el gasto, determinados en la Ley de Responsabilidad Fiscal, con la cual el déficit fiscal debe ser de 1,5% como máximo. Añadió que este margen fue superado en los últimos años y se está tratando de volver a converger a ese número. “Hoy estamos arriba de eso”, indicó.

En este sentido, todo el ahorro que se pueda tener dentro de los gastos “va a generar más posibilidad de que se pueda seguir invirtiendo eso que dijimos que es mínimamente lo que se necesita en el país”, del 3% del PIB, aunque admitió que eso dependerá mucho de la eficiencia del Estado en el momento de reducir sus costos públicos.

Ocurre que el Gobierno solicitó en el foro de Cavialpa este mes que el sector privado se involucre en la inversión pública, aprovechando leyes como la de Alianza Público Privada (APP), Llave en mano o de Concesiones, pero también se le solicita al Estado austeridad. “Vamos a poner nuestra parte. Para que Paraguay pueda bajar ese déficit enorme que tiene en infraestructura el Estado tiene que seguir invirtiendo el 3% del PIB, y aparte el sector privado tiene que entrar con inversiones, con financiamiento privado, para poder ir alzando esa inversión, e ir reduciendo las necesidades de infraestructura”, dijo Sarubbi.

Advirtió que si el Estado no invierte lo estipulado y si el sector privado no encuentra las condiciones de seguridad para invertir, Paraguay será un país sin infraestructura y no crecerá económicamente. “Así siempre estaremos limitados, no vendrán las inversiones de afuera, no se generará empleo y la economía no crecerá al ritmo que debe. Seguiremos entonces dependiendo del clima, del sector agrícola, pero tenemos que tratar de ser menos dependientes de esos factores, industrializarnos y tener un desarrollo económico sustancial”, subrayó Sarubbi.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.