28 may. 2024

Una barrera contra los barrereños

El Ministerio de Obras Públicas demostró, una vez más, su inoperancia en cuanto a la planificación de sus obras viales, con la colocación temprana de bloques de cemento sobre la ruta PY02, en la zona de Eusebio Ayala, ex Barrero Grande, Departamento de Cordillera, sin priorizar las necesidades de los pobladores.

Eusebio Ayala, es una localidad popular por la elaboración de las chipas. Aquí es habitual que los conductores estacionen en la banquina, para esperar a algún chipero/a del local de preferencia. La venta del tradicional alimento es, desde hace décadas, uno de los principales sustentos de las familias barrereñas. Pero al parecer, quienes planificaron las obras de ampliación de la ruta PY, “desconocían” esta situación.

En el marco de las obras de la ampliación de una de las rutas más importantes del país la empresa adjudicada colocó bloques de cemento para separar los carriles. Pero estas barreras fueron instaladas sin antes arrancar con la instalación de pasos peatonales. Los pobladores reclaman la situación e incluso se movilizaron en reiteradas ocasiones para exigir que las barreras sean retiradas.

Los barrereños cuestionan que el MOPC no haya tomado en cuenta los aspectos sociales antes de emprender las obras y dividir a la ciudad. Es así, que muchas familias quedaron desconectadas entre sí, con la instalación de estos muros. En definitiva, no se pensó en los damnificados antes de buscar el “desarrollo”. El reclamo no es solo respecto a los pasos peatonales, sino también, indican que deben recorrer al menos unos 15 kilómetros para conseguir un retorno.

Hoy, el muro genera un gran problema para la zona. Además de generar un perjuicio social y económico para los habitantes del área, tres personas ya perdieron la vida intentando cruzar de lado a lado. La última víctima fue una vendedora de chipas. Se trata de Zoraida Cañete, una trabajadora de una chipería quien falleció tras ser atropellada por un vehículo cuando intentaba cruzar al otro lado de los bloques.

La situación también afecta a los niños de la zona, ya que muchos de los alumnos de la Escuela Sagrado Corazón de Jesús, deben atravesar el muro para poder asistir clases.

El aplazo del Ministerio de Obras Públicas en cuanto a la planificación de sus obras tuvo su momento cumbre con los trabajos del fallido Metrobús, cuyas obras avanzaban sin que los comerciantes de la zona hayan recibido la indemnización correspondiente. El resultado, comercios que debieron cerrar, no se pudieron liberar las franjas de dominio y el proyecto fracasó.

Situación similar se reportó con la construcción de la Autopista Ñu Guasu, en Luque, donde los pasos peatonales llegaron tarde. Durante meses, los pobladores se expusieron para poder cruzar de un lado al otro.

El barrio San Francisco, constituyó una solución habitacional para los habitantes de una parte la franja costera, pero no trajo consigo una solución integral a los problemas sociales como el desempleo. Como resultado, el nivel de inseguridad en la zona es alto.

Hay que destacar que las obras de la Costanera Sur, sí tienen un alto nivel de respuestas sociales, pero esto a iniciativa del Centro de Ayuda Mutua Salud para Todos (Camsat), integrado por las comisiones vecinales, que prácticamente exigió a las autoridades capacitar a los habitantes de la zona y que estos trabajen en las obras.

Basados en estas experiencias ningún gobierno debería emprender obras sin priorizar las necesidades de los pobladores. Durante los últimos años, la urgencia que tienen las autoridades para inaugurar las iniciativas en medio de periodos electorales normaliza el avasallamiento de los derechos de los habitantes de las áreas de influencia de los proyectos.

El Gobierno debería priorizar el derecho de los pobladores de Barrero por encima de los beneficios que podría traer la ampliación de tan importante ruta. El progreso y el desarrollo son imposibles cuando los caminos generan barreras.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.