20 may. 2024

Última Hora acompañó la histórica visita del papa Francisco al país

En el 2015, lectores siguieron con detalles en las páginas de ÚH los rastros del encuentro del Pontífice con los feligreses paraguayos.

El 10 de julio del 2015 se inició un evento histórico por segunda vez. Paraguay recibía la visita del máximo representante de la Iglesia Católica, el papa Francisco. Feligreses de todo el país se movilizaron detrás del Santo Padre, quien cumplió una agenda de actividades que integraban visitas a determinados lugares, multitudinarios encuentros tanto con la sociedad, como con autoridades, y celebraciones de misas. Los detalles de esos días fueron seguidos de cerca y registrados a diario en las páginas de Última Hora.

Zunny Echagüe, editora de la sección País, comenta que la cobertura se inició mucho tiempo antes de la visita, cuando en el 2014 el entonces presidente Horacio Cartes anunció que en audiencia con el Pontífice le había solicitado que incluya a Paraguay en su gira por Sudamérica. El asunto se instaló y en los meses siguientes fue tema recurrente.

“Fue todo un desafío”, manifiesta al explicar que prácticamente no existía precedente de una cobertura similar, puesto que la anterior visita de un Papa al país había sido hace casi 35 años, lo que de igual manera sirvió como referencia. “Un trabajo arduo que empezó desde la primera vez que sospechamos que podía venir”, recuerda.

“Empezamos con el equipo de País, nos juntamos con el del Digital; después fue creciendo. De dos páginas pasamos a cuatro, a seis. En febrero de aquel año ya hacíamos seis a ocho páginas diarias de “Tema del Día” porque eso pasó a ocupar esa sección. Se sumaron compañeros de otras áreas, Política, Sucesos”, detalla Zunny al explicar que se formó entonces un equipo multiáreas para abarcar la cobertura.

Imagen. El papa Francisco desembarcó en Paraguay el 10 de julio. Aquel día, el fotógrafo de ÚH, Fernando Calistro, se encontraba allí.

“Nos fuimos cuatro horas antes de su llegada. Me tocó cubrir donde aterrizan los aviones. Cuando anunciaron que estaba por llegar empezó a llover. Cuando aterrizó el avión, escampó. Se bajó el Papa y ahí fue un bochinche por el tema de los guardias presidenciales; era la época de Cartes, hubo empujones, le saqué la foto cuando bajaba de la escalera”, detalla Calistro, sobre el momento en el que registró la primera imagen de Francisco en Paraguay.

El itinerario del Papa integró una visita al Bañado Norte, que fue acompañada por el periodista de la sección País, José Pepe Vargas.

“Como corresponde a este tipo de situaciones especiales, las tareas empezaban a tempranas horas y se extendían por al menos doce horas, hasta bien entrada la noche, casi en el cierre de la edición”, comenta el periodista. “Pese a los arreglos y pinturas, las casas seguían humildes y con el rastro de humedad en sus paredes, de la reciente inundación que cíclicamente les afecta”, agrega al recordar el escenario de la visita.

“Desde las 04:00 se montó guardia, la misa estaba fijada para las 06:00. Francisco se bajó del auto media cuadra antes del acceso a la Parroquia San Juan. Antes de llegar se detuvo en una de las casas, ingresó, saludó a la familia, sorbió un poco de mate, besó en la frente a la anciana que con los brazos abiertos y lágrimas de emoción le dio la bienvenida al Bañado”, relata Pepe sobre un evento previo a la celebración.

“El trabajo se hizo difícil por la falta de espacio y margen de movimiento, aunque la escena y plato estaban servidos donde se posara la mirada, principalmente en gente cuyos rostros irradiaban alegría y esperanza”, rememora el periodista, al tiempo de mencionar que en este tipo de coberturas se encuentran dos polos: La adrenalina y el cansancio. “Es lo que le da un poco de sentido al oficio de acercar a los lectores un resumen de los hechos y retazos de lo que casi siempre pasa por alto”, acota.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.