23 abr. 2024

Tacuatí sigue siendo un sitio olvidado por los gobernantes

La ciudad de Tacuatí continúa igual o peor que antes. Sigue sin ser asistida, sobre todo en áreas de salud y educación. Una Policía Nacional con pocos recursos trata de dar seguridad a la población y resulta inútil. Recrudece la falta de empleo y crecen las necesidades básicas de las familias en el lugar.

Seguridad.  La Policía trata de dar protección a la población en medio de su precariedad. La ausencia del Estado es visible.

Seguridad. La Policía trata de dar protección a la población en medio de su precariedad. La ausencia del Estado es visible.

Por Virgilio Ramón Cáceres

Tacuatí sigue siendo una zona olvidada y se refleja en los pobladores, que, pese a toda limitación y al aislamiento, tratan de sortear el día a día para salir adelante y sobrevivir ante la sombra de la desidia y el desinterés del Gobierno.

Rodeado de los asentamientos Planta Uno y Dos, 6 de Enero, 20 de Julio, Tacuatí Poty, Primera y Segunda Calle, el pueblo muestra la realidad del abandono en materia de salud, educación, fuentes de trabajo, seguridad y derechos básicos, como contar con documentos de identidad, en especial niños y personas de la tercera edad.

Toda esta situación fue comprobada por un equipo de ÚH que realizó un recorrido por la zona, territorio de influencia del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Los pobladores, que evitan hablar del grupo armado, siguen manejando el código del silencio, que representa una garantía de sobrevivencia para ellos. Algunos se muestran indiferentes a lo que ocurre alrededor y ante la presencia de extraños por el lugar. En medio de todo, intentan llevar una vida normal conforme a sus posibilidades.

Este sombrío panorama será el balance de los primeros cien días de gobierno del presidente de la República, Horacio Cartes, quien prometió luchar contra la pobreza, además de asegurar que los delincuentes no marcarían su hoja de ruta. La falta de caminos en buen estado, de transporte público frecuente, hasta una Policía mejor equipada para dar seguridad en un sitio donde se respira sensación de miedo y desconfianza, agravan la situación.

tierra de nadie. El cruce Tacuatí marca el inicio de la tierra de nadie. Los policías no transitan con frecuencia el camino por precaución, y ante el temor de ser blancos de ataques de la banda armada. El trayecto, que comprende kilómetros de camino de tierra roja, fue escenario de violentos ataques.

Una importante cantidad de niños y jóvenes se enfrentan a esta realidad. Formarse en la precariedad y expuestos a ser influenciados por la banda armada, como también ser arrastrados por la delincuencia. La lucha por ser mejores es constante. Pero son conscientes de que, por ahora, no hay muchas opciones en Tacuatí. Sí hay una alternativa, pero no les gusta, y es abandonar el lugar y a sus familias, buscando mejores oportunidades. Exigen con fuerza asistencia integral y una oportunidad para salvar de los prejuicios y la discriminación a su pueblo.

La misma suerte corren familias o integrantes de una de ellas que van buscando otros horizontes. Solo queda la indignación y la resignación de los afectados que aún permanecen en Tacuatí esperando la presencia del Gobierno.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.