Mundo Animal

Silla de ruedas para mascota, una forma para decir no a la eutanasia y al abandono

Con las ganas de darle otra oportunidad a las mascotas con discapacidad, Jazmín Arévalos encontró su pasión fabricando sillas de ruedas para gatos y perros con impedimentos físicos. Con su trabajo lucha contra la eutanasia y el abandono de los animales.

Jazmín Arévalos tiene 45 años y se dedica desde hace mucho tiempo al voluntariado, ayudando a mascotas rescatadas. Su amor por los animales la llevó a convertirse en la primera paraguaya en fabricar sillas de ruedas para perros y gatos.

Su gran capacidad y su altruismo hacen que su trabajo sea conocido, incluso, en otros países, ya que Jazmín fue noticia en medios internacionales que resaltaron su labor en la fabricación de estos artefactos, hechos de objetos reciclados.

A pesar de los años de experiencia atendiendo a mascotas parapléjicas, Jazmín aún recuerda claramente cómo inició todo. Su primera creación fue inspirada en un perro que rescató hace, aproximadamente, seis años. En ese entonces, ella era voluntaria en un refugio ubicado en Lambaré.

Rememoró que aquel perrito, abandonado por sus propios dueños, no tenía movilidad propia, por lo que no podía quedarse en el refugio. Fue así como adoptó a la mascota a quien bautizó con el nombre de Kevin.

Sillas de ruedas para mascotas discapacitadas 4.jpg
<p>Con las sillas de ruedas, Jazmín buscan crear conciencia contra la eutanacia.</p>

Con las sillas de ruedas, Jazmín buscan crear conciencia contra la eutanacia.

En ese entonces, las sillas de ruedas para mascotas eran irrealizables en Paraguay, pero esa situación cambió con Kevin, el primer perrito en utilizar el experimento de Jazmín.

"Él súper bien se adaptó al carrito, andaba por ahí… era feliz y malcriado. Entonces, desde ahí nació todo, de ver cómo él empezó una nueva vida después de haber sido abandonado", reflexionó.

La mujer aclaró que no es fácil cuidar de una mascota con discapacidad, sin embargo, eso no significa que sea imposible.

"Empecé a hacer esto con regularidad desde hace tres años, pero no había tantas oportunidades. Antes era más fácil llevarle a un veterinario a que se le someta a una eutanasia, que mandar a hacerle una sillita de ruedas o que sus dueños se hagan responsables y puedan ayudarles en su discapacidad", comentó a Última Hora.

Sillas de ruedas para mascotas discapacitadas 2.jpg
<p>Actualmente, más de 300 sillas de ruedas fueron fabricadas.</p>

Actualmente, más de 300 sillas de ruedas fueron fabricadas.

Por medio de Kevin, varias personas pudieron comprender que la vida de un animal no tiene que terminar por esta situación en particular.

"Después empecé a hacer para otros, luego de que vieron cómo andaba mi perro, porque había gente que le tenía a su mascota discapacitada, pero le tenía en su casa acostado y arrastrado. Ahí me di cuenta que podía hacer eso para las mascotas porque era de gran utilidad, significaba darle una nueva oportunidad a las mascotas", expresó.

Afirmó que, de un tiempo para acá, la gente fue cambiando de mentalidad y entendiendo que la eutanasia no es una salida a la discapacidad.

De la basura a la vida

La creadora de estas sillas de ruedas contó que los pedidos, en su mayoría, le llegan vía WhatsApp. "Ahí recibo las medidas y la foto del perro, luego hago las medidas ajustables y las envío", refirió.

Sillas de ruedas para mascotas discapacitadas 3.jpg

La tecnología también es una aliada de Jazmín para seguir mejorando sus creaciones. "Siempre estoy investigando, descargo tutoriales porque hay diferentes tipos de carritos, hay casos mucho más complejos que antes. Ahora me piden para las patitas delanteras o, incluso, con cuatro ruedas", refirió.

Jazmín mencionó que cada carrito tiene su material. La mayoría son reciclados, siendo los carritos de bebés los más útiles. "Nosotros limpiamos, desarmamos, lijamos, pintamos y luego se lleva a la herrería. Por otra parte, le hacemos las pecheras con telas y las adaptamos", explicó.

En el caso de los perros grandes, necesariamente, se utiliza metal y para los perros más pequeños utiliza caños de PVC.

Todos los carritos se venden a un precio simbólico, entre G.200.000 y G.300.000 que sirven para comprar los productos que no se encuentran entre lo desechado y la manos de obra.

Desde aquella primera silla de ruedas hasta hoy, Jazmín ya fabricó 300 artefactos para perros y gatos de distintas partes del país.

Sillas de ruedas para mascotas discapacitadas 1.jpg
<p>Varios gatitos ya fueron beneficiados con las sillas de ruedas hechas por Jazmín.</p>

Varios gatitos ya fueron beneficiados con las sillas de ruedas hechas por Jazmín.

Un refugio para rescatados discapacitados

El sueño de Jazmín no se detuvo con las sillas de ruedas para animales parapléjicos, hace algunos meses, fundó Res.Ca.Es (Rescatados con Capacidades Especiales), que es una oenegé para mascotas discapacitadas.

Actualmente, tiene su sede en Moras Cué, Luque, donde cuenta con cinco perros con dos patitas y dos con tres patitas, que nacieron con malformaciones congénitas.

Jazmin.jpg
Jazmín disfrutando un día de paseo con sus perros parapléjicos.
Jazmín disfrutando un día de paseo con sus perros parapléjicos.

El trabajo es arduo. Las mascotas con diversidad funcional suelen requerir higiene diaria y vaciado constante, puesto que suelen tener incontinencia. Además, cada perrito es atendido con fisioterapia y atenciones médicas que le ayuden a mejorar su condición de vida.

Es por eso que todo lo recaudado de la venta de las silla de ruedas es destinado al lugar, sin embargo, lastimosamente, no alcanzan con todas las necesidades.

Lejos de que esta situación la desmotive, Jazmín se mantiene firme en su sueño de seguir rescatando y ayudando a más animales.

"Yo me hice voluntaria porque pude ver que yo puedo cambiar la situación del animal y me propuse hacerlo de cualquier forma, primeramente con el voluntariado. Ahora con un lugar propio ya se cumplió el sueño, no fue fácil, pero puedo estar con ellos y cambiar su calidad de vida", reflexionó.

Para Jazmín, la mejor forma de ayudar a los animales es adoptando, no obstante, las personas que quieran contribuir con el refugio pueden contactarse al (0982) 527-274.

Dejá tu comentario