Política

Señalan que debe existir la misma vara para los juzgadores de Cubas

En el Senado hay varios cuestionados, pero las sanciones no llegan. Analistas consideran que quienes juzgaron a Payo deben tener la misma actitud con todos los que infringen las normas.

Tanto el ex legislador Mario Paz Castaing como el analista político Camilo Filártiga coinciden en que la actitud del ahora ex senador Paraguayo Cubas no podía ser aprobada desde ningún punto de vista. Sin embargo, señalan que quienes juzgaron al líder de Cruzada Nacional también deben tener la misma respuesta con otros cuestionados parlamentarios.

Cubas perdió su investidura la semana pasada, con el voto de 23 senadores, luego de un proyecto presentado por los colorados Antonio Barrios, Enrique Riera, Martín Arévalo, Arnaldo Franco, Óscar Salomón, Juan Afara y Javier Zacarías Irún (quien votó a favor de la expulsión de Payo, a pesar de ser uno de los legisladores más cuestionados y con varios procesos en contra). La iniciativa también fue firmada por los patriaqueridistas Stephan Rasmussen, Fidel Zavala y Georgia Arrúa, y los liberales llanistas Blas Lanzoni y Hermelinda Ortega.

“Yo creo que no puede haber una doble vara. Tiene que existir la misma vara para aquellos que tienen procesos pendientes. Hay que emprender las acciones correspondientes, instar a que los procedimientos se lleven adelante, porque la acción de construir una República implica esa tarea, ir ofreciéndole a la ciudadanía dirigencias, representantes más creíbles, que generen confianza y respeto a las instituciones”, afirmó Paz Castaing.

El ex senador advierte que si los legisladores que juzgaron a Payo no actúan de la misma manera con otros cuestionados, “la anarquía, la desconfianza, el descrédito, el insulto, el agravio, el odio y la confrontación serán siempre un estímulo para aquellos que creen que este es el camino correspondiente”.

“Para hacer sobrevivir a la República es necesario completar lo que sea, tanto en la Cámara de Senadores, Diputados, en los órganos municipales que también están cuestionados, y en los órganos departamentales. No es solamente una cuestión del Congreso, y me atrevería a decir, y quizás es un poco arriesgada mi opinión, que es transversal a la sociedad, en la dirigencia empresarial, en la dirigencia sindical, en todas las esferas hay problemas, no de los mismos tipos, pero tienen que haber cambios, actitudes diferentes para restablecer las serenidad en la República”, señaló Mario Paz.

Corporativismo. Por su parte, Camilo Filártiga subraya que en el caso de senadores como Zacarías Irún (imputado por lesión, declaración falsa y otros delitos) existe una “actitud claramente corporativa” que lo protege. “Es innegable el poder que siguen teniendo las bancadas de los partidos tradicionales al interior del Congreso. La Justicia también es complaciente con muchos de estos actores, del Partido Colorado sobre todas las cosas”, resaltó.

Añadió que Cubas representaba una amenaza para estas agrupaciones, mientras que Zacarías Irún no lo es. “Parecería que la Justicia es mucho más dura sobre actores individuales que pueden representar una amenaza para estos partidos tradicionales. Claramente el comportamiento de Cubas era un estorbo para muchos de los que estaban ahí”, refirió Filártiga.

Más cuestionados. Otros que votaron por expulsar a Payo, y que también son cuestionados, son Enrique Bacchetta, quien, siendo presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, tildó de “injusto” el proceso que enfrenta el diputado Ulises Quintana (imputado por tráfico de drogas en carácter de cómplice, tráfico de influencias, asociación criminal, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero), cuando es él quien juzga a fiscales y jueces.

Otra cuestionada es María Eugenia Bajac, quien burló la Constitución y llegó al Senado, ya que es una conocida “pastora” y la Carta Magna establece que los ministros o religiosos de cualquier credo “no podrán ser candidatos a senadores ni a diputados”. Otro que votó por la expulsión de Payo fue el colorado Cachito Salomón, quien hace unos meses se enfrentó a golpes con manifestantes, pero en su caso ni siquiera se habló de una posible sanción.

Dejá tu comentario