Política

Senadora del FG, envuelta en posible tráfico de influencias

 

La senadora por el Frente Guasu Esperanza Martínez se encuentra en el ojo de la tormenta tras el escándalo suscitado con su hijo, Ricardo Portillo Martínez, quien fue detenido por autoridades argentinas tras pasar junto a otros dos amigos a territorio del vecino país de manera ilegal, luego de estar paseando en una embarcación en las aguas del río Paraná.
El caso no pasaría de ser anecdótico, de no ser por la rápida manera en que el joven fue deportado nuevamente hacia nuestro país. Este hecho llamó la atención de varias personas y la confirmación del ministro y jefe de Gabinete de la Presidencia Juan Ernesto Villamayor de que recibió una llamada de Martínez comentándole el caso, lo que abrió la hipótesis de que la situación sería un posible tráfico de influencias.

Villamayor dijo que tomó conocimiento del caso y que lo único que hizo fue dar aviso a las autoridades del Consejo de Defensa Nacional y a Migraciones.

En ese sentido, sostuvo que no se trató de un operativo rescate por parte de Paraguay, ya que los mismos fueron detenidos por ingresar de forma ilegal a la Argentina y un juez federal dispuso su expulsión.

Asimismo, dijo que Paraguay hace lo mismo con brasileños detenidos que ingresan de forma ilegal y que se comunica nada más de la expulsión y el vecino país organiza su remisión o lugar en el que estarán.

Villamayor no supo precisar si el hijo de la parlamentaria estaba pescando en aguas paraguayas y posteriormente pasaron a aguas argentinas, violando la disposición de la cuarentena, pero refirió que en todo caso el Ministerio Público estaría en su derecho de investigar.

El hijo de la senadora fue llevado a un hotel para cumplir con la cuarentena.

Dejá tu comentario