Mundo Animal

Rescatan a un karaja que era amedrentado por vecinos y perros

Un karaja negro (Alouatta caraya) cansado, sediento y muy asustado fue rescatado en la ciudad de San Ignacio, Departamento de Misiones. El primate se recupera a la espera de que lo liberen en su hábitat.

Una médica veterinaria y un grupo de jóvenes no dudaron en rescatar al karaja que fue agredido con piedras por vecinos y perseguido por varios perros. El primate habitaba unos frondosos árboles del barrio San Salvador de la ciudad de San Ignacio, Departamento de Misiones.

La tarea para ponerlo a salvo no fue fácil. El mono estaba asustado y se mostró agresivo ante los rescatistas que, finalmente, con perseverancia y paciencia lograron llevarlo a un lugar seguro.

"El sábado pasado me llamaron unos vecinos del lugar para que le rescatemos, ya que otro vecino lo agredió. Lo echaron del árbol donde estaba, le tiraron adrede para que los perros le agredan porque les molestaba”, contó la veterinaria Karen Ayala.

Mono.mp4
Monkey se recupera a la espera de su liberación.

El karaja ese día ni siquiera pudo comer, pero con la atención que recibió logró recuperarse y, cuatro días después de su rescate, el peludo se encuentra bien de salud.

Monkey, como le llaman sus rescatistas, ya está preparado para volver a su hábitat natural, y lejos de cualquier peligro. Saboreando unas ricas bananas espera ese momento, informó la corresponsal Vanessa Rodríguez.

Sin embargo, la preocupación no termina, ya que quedaron cuatro ejemplares en el lugar donde rescataron a Monkey.

Puede leer: La peculiar plaza en Misiones habitada por monos

"Allí quedaron cuatro hembras que andan por ahí en peligro. Además, pueden deprimirse sin la presencia del macho y él (Monkey) puede decaer anímicamente por estar solo y enjaulado”, mencionó.

El mono desde su rescate permanece enjaulado en la veterinaria Huellitas. Ayala pide la ayuda de un equipo especializado para proceder con el rescate de las monitas.

Darío Mandelburger, director general de Protección y Conservación de la Biodiversidad del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades), dijo que la migración de animales silvestres a zonas urbanas tiene varios motivos, entre ellos, la domesticación de los mismos para tenerlos como mascotas y la alteración de su hábitat natural.

Con relación al caso de Monkey, Mandelburger considera que se debe hacer lo posible para que estos animales estén libres y fuera de peligro, ya que llevarlos al zoológico, para que permanezcan encerrados, no es una buena opción. Para el efecto, dispuso que un personal de la institución ayude a la veterinaria rescatista. Asimismo, instó a la ciudadanía a respetar la presencia de los animales y su hábitat.

El propietario del inmueble donde habitan los monos, hace más de dos años, se comunicó con Última Hora y mencionó que ellos llegaron al lugar y se instalaron en una zona boscosa de su inmueble.

Además, refirió que ellos no corren riesgo en ese lugar y, que el caso de Monkey, se produjo fuera de la zona donde habitualmente permanecen.

Dejá tu comentario