25 may. 2024

Reforzar las acciones contra la corrupción y el crimen organizado

La visita del funcionario del Departamento de Estado de EEUU, coordinador adjunto global en Anticorrupción, Brendan Boundy, quien mantiene reuniones con el sector público y privado, es un recordatorio del gran desafío que enfrentamos en la lucha contra la corrupción y el crimen organizado. En Paraguay el desafío es mayor, pues la corrupción, que es endémica, tiene como principal respaldo a la impunidad, a su vez reforzada por una Justicia parcialista. Urgen acciones más eficaces antes de que sea demasiado tarde para el sistema democrático.

El combate a la corrupción, a la impunidad y al crimen organizado son los ejes principales de la agenda del funcionario del Departamento de Estado, coordinador adjunto global en Anticorrupción, Brendan Boundy, en su visita a nuestro país, con la intención de fortalecer una serie de acciones en la lucha contra la corrupción y el crimen organizado, que son dos de las principales desgracias en las que se funda nuestro actual infortunio.

A principios de este 2023, el Departamento de Estado de los Estados Unidos dio a conocer un informe sobre derechos humanos en el que resaltaba que la impunidad en Paraguay es endémica entre los funcionarios de alto nivel. En un informe de 28 páginas se resaltaba que, si bien hay leyes que sancionan penalmente a trabajadores públicos corruptos, estas no son aplicadas de forma efectiva.

“Hubo informes generalizados de corrupción gubernamental en todas las ramas y en todos los niveles, con investigaciones periodísticas y de oenegés que informan sobre casos de malversación de impuestos, evasión, enriquecimiento ilícito, abuso de la confianza pública, documentos falsos y asociación criminal”. Difícil de rebatir, pero aún más difícil combatir, según la realidad que observamos a diario.

En aquel informe especial había también un contundente recuento: para el 17 de octubre de 2022, los casos de corrupción de alto nivel sin resolver incluyeron a cuatro ex ministros de la anterior administración, dos ahora ex ministros de la anterior administración; además de ex integrantes y miembros del Congreso, un ex fiscal general, tres ex gobernadores y un ex ministro de la Corte Suprema de Justicia. Esta es la realidad del alcance de la corrupción en el Paraguay.

Por otro lado, parte de esta realidad es la normalización de los grandes males que nos aquejan, que es el crecimiento del poder del narcotráfico y del crimen organizado en nuestra sociedad. Lamentablemente se debe reconocer una suerte de aceptación de las situaciones de corrupción y prácticas ilegales, pues, como se ha evidenciado en diversas ocasiones, personas investigadas e incluso imputadas siguen obteniendo votos y ganando escaños parlamentarios. Esto sucede porque no existe una condena a quienes muestran vínculos con el narco o con el crimen organizado, y está muy relacionado con el hecho de que el delito de la corrupción pública pocas veces se paga.

Tampoco existe algún tipo de condena social a quienes, debiendo administrar los recursos del Estado, no dudan en obtener beneficios particulares incluso mientras miles de compatriotas sufren por las necesidades. Pocas dudas nos quedan de que esto se relaciona con la escasa cultura democrática construida tras la larga dictadura de Alfredo Stroessner.

Paraguay está entre los cuatro países que lideran el crimen organizado a nivel mundial, de acuerdo con un informe de la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional; somos, tristemente, un verdadero “paraíso” para el crimen organizado. Esta situación, sin embargo, responde, entre otras razones, a un Estado débil y con instituciones permeables. Son, además, sumamente preocupantes los datos respecto a que la presencia de Paraguay en los mercados criminales está ligada a actores políticos con vínculos en el Estado.

La lucha contra la corrupción y el crimen organizado quedará, no obstante, en meros discursos y falsas promesas mientras no haya una mínima coherencia en nuestros gobernantes. Prueba de esto son los nombramientos realizados por Santiago Peña en muy relevantes cargos, de políticos muy cuestionados; “hombres escombro”, tal como los llamaba el recordado monseñor Ismael Rolón.

Más contenido de esta sección
Mientras el ex diputado colorado Juan Carlos Ozorio opera para obtener una medida sustitutiva a la prisión, la Cooperativa San Cristóbal, de la que fue presidente, siente las devastadoras consecuencias de haber sido una entidad a través de la cual, presuntamente, se puso en circulación el dinero proveniente del tráfico ilegal de drogas. Perdió la confianza y a miles de socios. Es un ejemplo de lo que les sucede a las instituciones cuando falta fiscalización. Si no mejoran los controles, este caso se volverá a repetir, con los mismos funestos resultados.
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.