Economía

Productores mantienen un optimismo moderado ante pronóstico de lluvias

La merma en la producción de soja es irreversible, pero si llueve esta semana, todavía se puede recuperar algo de volumen y, sobre todo, calidad para cumplir con los contratos asumidos.

El sector agroexportador tiene esperanzas en las precipitaciones previstas para esta semana, aunque sigue preocupado por el déficit de agua que se espera en febrero y marzo. La zona que más podría beneficiarse es el Norte, donde las plantas están más atrasadas en su desarrollo y aún podrían mejorar en la formación de granos.

De acuerdo con la Dirección de Meteorología, a las lluvias se sumará un leve descenso de temperatura, respecto al calor extremo que superó los 40 grados en los últimos días. El director de la Unidad de Gestión de Riesgos del Ministerio de Agricultura y Ganadería, Édgar Mayeregger, dijo que las precipitaciones llegarán a varias zonas agrícolas y, en ese sentido, manifestó su optimismo respecto a la posibilidad de que mejore el panorama en el campo.

Si bien la disminución de la producción total ya es un hecho, las lluvias pueden ayudar a equilibrar la calidad de los granos que hasta ahora mostraron características poco comunes respecto a las campañas anteriores. Los granos son de un menor tamaño y en varios casos de color verde.

“El daño que se tiene es irreversible en términos de rendimientos, lo que sí tal vez pueda ayudar en algo esta lluvia prevista para esta semana es que se terminen de formar los granos que aún están en proceso de formación”, dijo al respecto el director ejecutivo de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), Hugo Pastore.

Igualmente, persisten las preocupaciones sobre el bajo nivel de precipitaciones que se pronostica para febrero y marzo, ya que todavía está en juego el cultivo de la soja y el maíz de entrezafra.

Para mejorar los perfiles de humedad de los suelos, que están extremadamente secos, se necesitan de importantes lluvias.

EXPORTACIONES. Para esta época se esperaba un mayor movimiento de camiones transportadores de soja, pero a raíz de la sequía y sus efectos, los silos están esperando a reunir mayor volumen y que lleguen granos de mejor calidad para mezclarlos con los que se obtuvieron de las primeras cosechas, ya que si las cargas no reúnen los requisitos exigidos por los compradores, podrían ser castigadas con menores precios, aunque todo depende de las negociaciones entre las partes. “Cuando se negocia un contrato, negocia cantidad, periodo de entrega, un precio y un padrón de calidad”, explicó Pastore sobre los riesgos que corre la soja paraguaya en el mercado internacional.

El mayor temor del sector agrícola es no poder cumplir con los contratos anticipados que firmaron incluso antes de la siembra de setiembre de 2021.

Campesinos critican a Diputados

Los productores que se manifestaron ayer en varios puntos del país calificaron de “irresponsable” a la Cámara de Diputados por aplazar el tratamiento del proyecto de emergencia por sequía.

Organizaciones pertenecientes a la Coordinadora Nacional Intersectorial y la Articulación Campesina, Indígena y Popular cerraron rutas de forma intermitente en Paraguarí, Canindeyú, Paraguarí y con más fuerza en Misiones y Caaguazú.

Exigieron la aprobación del proyecto que declara al país en emergencia como consecuencia de la sequía. Sin embargo, el tratamiento fue aplazado sine die. El dirigente Jorge Galeano reprochó la decisión de los diputados por ignorar la gravedad de la situación en las fincas pequeñas.

Dejá tu comentario