18 jul. 2024

Piden modificar la ley de tarjetas para reactivar el consumo

La gerente del Banco Atlas, María Irene Gavilán, se sumó a las voces del sistema financiero local que consideran necesaria la modificación de la ley que impone como máximo un 13% de interés por las tarjetas de crédito.

María Irene Gavilán.   Atlas.

María Irene Gavilán. Atlas.

Dijo que este porcentaje no lo tienen ni las principales economías del mundo donde está más desarrollado el negocio del dinero plástico.

“Es necesario modificar la ley, hay una porción importante de clientes que han salido del sistema y hoy están en manos de usureros o casas de créditos que les cobran tasas de interés muy altas”, afirmó.

Si bien, señaló que el sistema no pretende retornar al promedio de tasas que se tenía antes de la Ley 5476 que era de un 48%, sí hay que buscar un punto medio para recuperar el ritmo de consumo local.

Recordó que la afluencia de turistas argentinos y brasileños en parte mitigó el impacto en las ventas del sector comercial, pero desde que en mayo la diferencia de precio desapareció, el nivel de consumo se ha paralizado.

“Tenemos que buscar internamente cómo podemos dinamizar al mercado, los bancos seguimos apostando y estamos usando herramientas que nos permiten disminuir los niveles de morosidad que también es importante”, señaló Gavilán.

El presidente de la Asociación de Bancos del Paraguay (Asoban), Beltrán Macchi, había solicitado semanas atrás a legisladores de la Cámara Alta la modificación del artículo 9 de la ley de tarjetas que establece la fórmula de cálculo del tope de interés.

La propuesta es que en vez de la suma de tres veces la tasa pasiva del mercado (los ahorros) se tome como base del cálculo los certificados de depósitos de ahorro (CDA); con esto el tope que actualmente está en un 13% se elevaría a un 24% ayudando a recuperar parte del mercado perdido.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.