20 may. 2024

Piden ayuda solidaria para Gian Franco

Tender la mano y el corazón. Desde pequeño, el niño Gian Franco padece de epilepsia refractaria. A consecuencia de su enfermedad no puede hablar ni caminar.

Debido a su condición y por ser de una familia de escasos recursos, Gian apela a la ciudadanía para hacer frente los gastos que conlleva su tratamiento.

A raíz de dicho problema de salud convulsiona constantemente, lo que le ha dejado secuelas.

“Necesitamos ayuda para poder solventar los gastos de su enfermedad. Nuestro andar no es fácil; por falta de recursos apelo a la solidaridad de la gente de buen corazón que quiera y pueda ayudar a mi hijo Gian”, dice su madre Alicia Zárate.

Necesidades. Entre los medicamentos se encuentran ácido valproico de 400 mg; clobazan de 10 mg; topiramato de 50 mg y levetiracetam de 500 mg.

El uso de estos medicamentos demanda un alto costo para la familia del niño que las debe consumir.

Entre la lista de necesidades básicas se encuentran los pañales de la marca Capricho Bummis en tamaño XXG.

Se suma a la larga lista de necesidades pomadas y toallitas húmedas y leche Ensure Advance o Standard.

Las ayudas pueden realizarse al número de cuenta 14148718 de Banco Visión.

También giros al (0981) 826-214. Además se dispone de una caja de ahorro con número 01-028916-001-6.

Se estima que en Paraguay existe una prevalencia aproximada de 15.000 niños con epilepsia.

Muchos de ellos son atendidos en el Departamento de Neurología del Hospital General Pediátrico Niños de Acosta Ñu.

En dicha área del hospital pediátrico se reciben alrededor de 800 consultas al mes. La enfermedad se caracteriza en que la persona presenta dos o más convulsiones, según los datos médicos.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.