24 may. 2024

Peligroso hartazgo ciudadano por situación de inseguridad

Recientemente, un intento de robo en Limpio y un intento de asalto en Presidente Franco motivaron a ciudadanos a responder a la acción. La situación de gran inseguridad que se vive en todo el país es un peligroso caldo de cultivo para el enojo ciudadano. Resulta tremendamente riesgoso el accionar en la línea de los justicieros; es, no obstante, entendible debido al hartazgo de la población y, lo que es todavía más preocupante, la falta de credibilidad en las instituciones que deberían velar por la seguridad de la población.

Ninguna persona puede convertirse en autoridad y perseguir al que cometió un delito, arrestarlo y castigarlo físicamente. Sobre este punto, la Constitución Nacional es bastante clara. En su artículo 15, “De la prohibición de hacerse justicia por sí mismo”: “Nadie podrá hacerse justicia por sí mismo ni reclamar sus derechos con violencia. Pero se garantiza la legítima defensa”. Y es que solo el sistema Judicial o la autoridad policial pueden intervenir en una situación de conflicto, o utilizar la fuerza.

Asimismo, respecto al uso de la fuerza, la misma también tiene restricciones, esto es, que la persona solamente puede defenderse o defender a un tercero. Según el Código Penal, en su artículo 19 sobre la legítima defensa, señala que “no obra antijurídicamente quien realizara una conducta descrita en el tipo legal de un hecho punible, cuando ella fuera necesaria y racional para rechazar o desviar una agresión, presente y antijurídica, a un bien jurídico propio o ajeno”.

Los límites están claramente establecidos para los ciudadanos, las acciones que emprendan no pueden ir más allá de defenderse, ellos no pueden convertirse en autoridades y perseguir a quien comete un delito, arrestarlo y castigarlo físicamente porque, de hecho, y esto también es sumamente importante: ningún tipo de castigo físico le está permitido a autoridad alguna.

Vivimos tiempos de gran inseguridad. Son entendibles por eso el miedo, la frustración y el hartazgo ciudadanos. A diario los medios informamos sobre violentos asaltos a viviendas, en la vía pública, con armas para robar carteras y celulares; y se reportan denuncias de asaltos en el transporte público y en las paradas de ómnibus. La delincuencia no tienen límites, se asalta a familias sentadas en la vereda que comparten un tereré, como se toma de rehenes a familias dentro de sus viviendas, y actividades tan cotidianas como caminar por el barrio se han vuelto peligrosas por el accionar de los motochorros.

Todo esto resulta en un ambiente muy nefasto. La gente está harta de tener que encerrarse en su propia casa para protegerse, y de vivir con temor. Por otro lado, hay una certeza de que toda esta situación está desbordada y las circunstancias apuntan a prácticamente la normalización de la inseguridad. Como corolario, se debe reconocer asimismo que en la ecuación incide la escasa credibilidad de que gozan las autoridades de seguridad.

Es por todo esto que actualmente están en el debate público los casos de justicia por mano propia. La capital, el área metropolitana, Central y en todo el país se viven a diario historias similares, y también tienen en común estas experiencias de inseguridad que provocan hartazgo, el cual conduce a la toma de malas y peligrosas decisiones. Es así que los vecinos, ante la falta de acción por parte de la Policía Nacional, han comenzado a considerar alternativas al problema que les afecta.

En Limpio, un presunto ladrón fue maniatado, y en Presidente Franco dos supuestos motochorros que asaltaron a un joven fueron detenidos por vecinos. Otro caso emblemático es el del joven que, cansado de ser víctima de robos protagonizados por un conocido en la ciudad de San Antonio como Derlis’i; y de la inacción de la Policía, hizo justicia por mano propia, detuvo al sospechoso y lo entregó a la Fiscalía. Ahora el “justiciero” tiene una denuncia en su contra, por secuestro y maltrato, después de que se difundiera un video en el que el supuesto malviviente le pide que deje de golpearlo.

La frágil situación que vivimos es otra evidencia más de la ausencia del estado de derecho y, aunque es entendible el hartazgo de la población, las autoridades deben emprender acciones y encontrar soluciones.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.