Economía

Parte importante de la formación en las escuelas agrícolas depende de convenios

 

Gracias a convenios con el sector privado y organizaciones, en las escuelas agrícolas se amplían las posibilidades para los estudiantes, ya que el presupuesto destinado a las mismas es insuficiente, reflexionó el Ing. Miguel Caballero.

Caballero se desempeña como director técnico y en representación de la Escuela Agrícola de Capiibary (San Pedro) recibió un reconocimiento. Los jóvenes de la institución fueron premiados ayer por un proyecto en el marco del programa Sembrando Conciencia.

Este programa es organizado desde hace cuatro años por la Fundación Moisés Bertoni y la empresa Syngenta. Unos 3.117 jóvenes fueron capacitados en las buenas prácticas del uso de agroquímicos, relacionadas con el cuidado del medioambiente y la salud.

Luego de las capacitaciones, los estudiantes hacen proyectos relacionados con lo que aprendieron. Ellos fueron evaluados y premiados ayer.

Caballero representó a los estudiantes que obtuvieron el primer lugar y al recibir el premio se refirió a las limitaciones presupuestarias que tienen las escuelas agrícolas, dependientes del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Yan Speranza, director de la Fundación Moisés Bertoni, coincidió con el profesor Caballero. Agregó que es importante que el sector privado y las organizaciones establezcan lazos con los colegios técnicos, teniendo en cuenta el sector laboral al que se insertarán en el futuro.

También fueron premiadas las estudiantes Ignacia Ayala y Nilse Rojas, del Centro Educativo Mbaracayú, quienes recibieron el tercer puesto. El segundo lugar fue para los jóvenes del colegio José Félix Estigarribia, de Boquerón.

Dejá tu comentario