Política

"Paraguay es un país absolutamente fiable, los indicadores son muy buenos"

España y Paraguay firmaron un nuevo Marco de Asociación País (MAP) para el periodo 2020-2023, que implicará una cooperación de 142 millones de euros, dirigidos a 8 objetivos de desarrollo sostenible (ODS).

soviedo@uhora.com.py

La secretaria de Estado de Cooperación Internacional (SECI), del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, Ángeles Moreno, realizó una visita virtual de tres días a Paraguay. Además de conocer los proyectos ejecutados y en desarrollo, suscribió con la Cancillería Nacional un nuevo acuerdo bilateral de cooperación, denominado Marco de Asociación País (MAP), que compromete un presupuesto de 142 millones de euros.

La cooperación se destinará, entre otros objetivos, a la lucha contra el hambre, la salud y el bienestar, la educación de calidad, la igualdad de género, el agua potable y saneamiento. La cooperación hispanoparaguaya en el periodo 2020-2023 concentrará sus esfuerzos en 8 ODS y 15 metas de la Agenda 2030.

Casi el 50% de los recursos estimados estarán destinados al área de agua y saneamiento. Ante la pandemia de coronavirus por Covid-19, la cooperación española reorientó los programas en curso en Paraguay para adaptarse a las necesidades de la crisis sanitaria. Esto supuso movilizar unos 15 millones de euros. Entre otras acciones, para agua y saneamiento a las comunidades rurales e indígenas más deprimidas del Chaco, además al apoyo de hospitales y centros de salud, y a campañas de prevención de la violencia intrafamiliar durante la cuarentena. España es uno de los principales donantes del país.

—Es un tanto sui generis una visita virtual de tres días a un país, para actualizarse sobre los programas que se llevan adelante con apoyo de la cooperación española. ¿Qué impresión se formó con esta experiencia?

— Naturalmente, no es como una visita presencial, eso es obvio, pero del Covid-19 tendremos que sacar algunas oportunidades y creo que la digitalización es una de ellas, porque nos permite estar sin estar, seguir trabajando, ahorrar en emisiones de CO2, en presupuesto de delegaciones, etcétera.

Paraguay es uno de nuestros socios estratégicos en el ámbito de la cooperación. Tenemos una muy buena experiencia con las autoridades paraguayas desde hace muchos años. Es uno de los países prioritarios para el Plan Director de la Cooperación y para la Agencia Española de Cooperación Internacional y el Ministerio de Asuntos Exteriores. Teníamos pendiente renovar el Marco de Asociación País (MAP), que es el que presupuesta la cooperación que destinaremos los próximos años a Paraguay, y que además marca las prioridades. Aquí va a haber 8 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) en los que se centrará la cooperación, que coinciden en buena medida con lo que ya llevamos haciendo. La experiencia es muy buena y hace que tengamos la mirada puesta en la continuidad.

—¿Han tenido alguna dificultad en cuanto al manejo de los fondos y la concreción de ciertos proyectos, debido a hechos de corrupción?

—En absoluto. La respuesta clara es: No, no hemos tenido ninguna mala experiencia con ustedes. Mis colegas que llevan más años trabajando sobre el terreno, pues me informan que es muy buena la experiencia con Paraguay y que además se avanza y se quiere seguir avanzando.

Es decir, que tenemos mucho trabajo por hacer por delante, en muy distintos ámbitos, como en el de la seguridad alimentaria, agricultura, salud.

He visitado un proyecto de salud materno-infantil, uno de cáncer de mama y de cuello uterino. Fíjese que en todos los foros de cooperación en los que participamos ahora se señala que uno de los grandes problemas de la pandemia es que se están desviando fondos a la atención del Covid, de áreas como la atención primaria, y determinadas enfermedades, determinados colectivos, y, en particular, de la salud sexual y reproductiva de las mujeres. En el caso de Paraguay, primero, creo que están manejando muy bien la pandemia. Según la cifra que nos llegan son muy buenas, esperanzadoras. Luego no han dejado de atender esas prioridades que mencioné, como el de la salud materna. Con el Ministerio de Salud, la colaboración es buenísima.

—El país tiene pendiente una reforma educativa. Entre los ODS que apoyará España figura la educación de calidad. ¿Cuál es un camino inexorable en este ámbito?

— Lo que me pregunta es muy complejo. Con la pandemia hemos pasado al teletrabajo y a la educación en remoto, introduciendo la educación digital.

Ahora es esencial estar digitalizados. Más allá de la educación, la verdad es que hay una brecha digital en el planeta y el que está fuera del mundo digital, está fuera del planeta. Es decir, se pierde acceso a información, un ascensor social. Entonces, hemos empezado una línea de trabajo que estamos comenzando a elaborar en la cooperación española, que es la de educación digital.

Se ha incorporado una persona al equipo para hacer un mapeo y ver cómo podemos trabajar en algunos proyectos, de momento, pilotos para acompañar a algunos de nuestros socios.

En España también estamos introduciendo un cambio en el sistema educativo. Muchos niños en mi país tampoco han podido seguir la educación digital.

La educación es un ámbito en el que la cooperación española ha trabajado, pero que no ha sido una prioridad como sí lo han sido el agua, el saneamiento y la salud. Salvo en algunos aspectos, como las escuelas-taller, que es una formación profesional.

En eso tenemos una muy buena experiencia con Paraguay, permite formar a jóvenes y facilitarles el acceso al empleo.

—En los últimos años, Paraguay disminuyó los niveles de pobreza. Hay resultados positivos en ese sentido. ¿Cómo lo ven ustedes, les parece que se está haciendo lo suficiente o falta algo más?

— Creo que van por una buena senda. La prueba es que los indicadores de Paraguay son muy buenos. Es un país de renta media, absolutamente fiable. El criterio además es muy sencillo: cuando a un país se le puede prestar dinero, es porque es un país confiable. Y ustedes lo son.

Afortunadamente, vamos avanzando en el ámbito de la erradicación, del hambre, de la pobreza, pero queda muchísimo por hacer todavía en todos nuestros países. El Covid es una gran amenaza, la Cepal, el FMI nos están prediciendo una bajada del PIB y que se está acrecentando mucho la brecha de la desigualdad; que hay muchos más pobres y pobres extremos, y esto es muy preocupante.

Pero ahora parece que vamos con una vacuna y podremos poner a nuestras sociedades a caminar a marcha forzada y a crecer.

El progreso es imparable. Para eso, insisto: que la ciudadanía esté bien informada es muy importante.

Tenemos una muy buena experiencia con las autoridades paraguayas desde hace muchos años. Esto hace que tengamos la mirada puesta en la continuidad.

Ahora es esencial estar digitalizados. Más allá de la educación, la verdad es que hay una brecha digital en el planeta y el que está fuera del mundo digital, está fuera del planeta.

Dejá tu comentario