02 mar. 2024
susana oviedo opinión.png

Susana Oviedo

No se admitirá a homosexuales. Tampoco chicos con aritos ni tatuajes. No se admitirá a jóvenes que solo hablen guaraní o aquellos que visten todo de negro, se pinten el pelo o usen ropa oversize. No se admitirá nenes que usen camiseta rosa o niñas que lleven el pelo corto como varones o usen piercing o cualquier otra “cosa rara” que pueda incidir en el resto del grupo.
El escandaloso secuestro del Estado por parte de quienes se turnan cada cinco años en la noble misión de gobernar desnuda una serie de injusticias que deben acabar.
Las condiciones de trabajo y el respeto a las normas laborales vigentes están en franco retroceso. Me sentiría bien si esta afirmación tuviera, como en otra época, informes actualizados y periódicos que la sustentaran.
Qué mala onda es empezar el año sintiéndose estafados al tener que agregar al ya deficitario presupuesto mensual la suma de G. 500 mil por estacionar en el centro y en varios otros sitios de la ciudad capital
Hace muchos años, no recuerdo con precisión, me tocó ir a Tacumbú para escribir sobre el pésimo estado en que se hallaban en un lugar bien al fondo, los internos con problemas mentales, ancianos y con VIH positivo.
No fabricamos armas, pero las comercializamos en cantidad industrial. No producimos cocaína, pero el país es depósito, ruta y puerto de embarque de cantidades industriales que llegan a los principales mercados del mundo.
Hace tres años se produjo un incendio en el mismo espacio en el que el viernes pasado el fuego devoró más de 20 casas precarias y dejó con la ropa puesta a muchas familias, sembró la zozobra, provocó llantos y corridas y demostró que ese lugar necesita una intervención definitiva e integral.
Siempre me ha llamado la atención que cuando salta a la luz pública el estado de dejadez e inconsistencias de una institución pública, las personas responsables de administrar tales instituciones reaccionan echándole la culpa a otras instituciones, al sistema (tan ambiguo como abstracto), a la falta de presupuesto y a la sociedad misma.
Muchos años atrás, cuando tuve la oportunidad de estudiar en una universidad de Madrid, en un curso en el que solo 4 éramos latinoamericanos y los restantes 16 compañeros, españoles, en varias ocasiones al responder sobre mi procedencia, tenía que aclarar que la capital de Paraguay era Asunción, no Montevideo, y que nosotros no teníamos salida al mar. Hablo de una época en que no existía internet y la gente no podía “googlear” para enterarse más sobre algo que desconocía.
El conmocionante caso ocurrido en Lambaré, de la joven de 20 años asesinada por su ex pareja, apenas un año mayor que ella, coloca de nuevo sobre la mesa todo lo que está mal en el Estado paraguayo. Empecemos por la cansina burocracia, el transcurrir a pasos de carreta de las instituciones que deben intervenir en determinados ámbitos y ante situaciones repetidas y urgentes como los feminicidios.
Política Exterior. No estamos improvisando, cada acción que emprendemos tiene un objetivo. Peaje en hidrovía. Hay un sentido de urgencia en los navieros e impacto en el transporte fluvial. EEUU. El presidente Peña haría visita al Gobierno norteamericano solo si se encontrase con Biden. Narcotráfico. No es Paraguay el que tiene un problema, sino países de tránsito, origen y destino.
Hace varios años, cuando me desempeñaba como periodista del diario ÚH acreditada ante el Senado, y había legisladores que cuando hablaban hacían que todos los compañeros en la cabina de prensa automáticamente agudizáramos la atención por el nivel de los oradores y la solvencia de sus argumentos; hubo un tiempo en que nos empapábamos con un tema que demandó bastante análisis y revisiones para afinar un proyecto viable: La reorganización y transformación de los organismos de la administración central y entidades descentralizadas del Estado.
Siempre me llamó la atención la congruencia entre los edificios que albergan a ciertas instituciones del Estado y la relevancia que los sucesivos gobiernos, sin mucha variación, les han otorgado, pese a la misión y responsabilidad de tales secretarías o ministerios.
Leí que los albergues de invierno habilitados por la Secretaría de Emergencia Nacional en distintos puntos del país funcionarán hasta agosto y estarán abiertos, en este plazo, siempre que la temperatura sea de 10 grados para abajo.
La conocida frase “Quien nada debe, nada teme” se aplica muy bien a la situación del diputado colorado Erico Galeano, electo senador para el nuevo periodo legislativo de 5 años que se inaugurará el 1 de julio.
¿Qué es más importante para vos: La capacidad, el talento y la formación que tenga un funcionario o que esté afiliado al Partido Colorado?
Cuando en segundo año de la carrera de Periodismo en la UNA, un profesor nos propuso que escribiéramos por qué elegimos estudiar esta carrera, la sala, que minutos antes era un murmullo incontenible, quedó en silencio.
Para el canciller nacional, embajador Julio César Arriola, se debe priorizar la relación con EEUU porque es un “aliado de la lucha contra el crimen organizado”. Por otra parte, recomienda continuar las relaciones con Taiwán.
El periodismo y todas las demás profesiones así como el ejercicio de cualquier cargo se rigen por valores éticos y principios jurídicos. Si así no fuera, sería el caos y cada quien haría lo que quisiera sin atenerse a las consecuencias.
A las intenciones de imprimir mayor seriedad y seguridad al otorgamiento de los registros de conducir, aumentando las exigencias para acceder a este documento, velozmente se les han creado atajos que son factibles de atravesar, si esa es la decisión que toma un ciudadano, conscientemente, y a sabiendas de que tiene un costo adicional y además, que no se está ajustando a lo convenido.
Por muchos años escuchar la palabra sicario o sicariato sonaba poco común en las conversaciones de los paraguayos y en los medios de comunicación del país.
Si hay algo que grafica con precisión la inoperancia de cualquier institución del Estado es cuando al reclamársele respuestas, justifica sus ineficiencias en la falta de recursos. Con este argumento pasan la página y continúan como si nada pasara. En tanto, los problemas crecen como bola de nieve, ante sus narices.