12 abr. 2024

No a la guerra y que se imponga la paz en el conflicto en Ucrania

Hace un mes Rusia invadió Ucrania y desde entonces la humanidad ha comenzado nuevamente a revivir el horror que provoca una guerra. La invasión de Ucrania por parte de Rusia prosigue con su carga de muerte mientras los combates continúan en varios puntos y las delegaciones diplomáticas mantienen diálogos para intentar poner fin al conflicto. Como bien lo había descrito el papa Francisco, en Ucrania corren ríos de sangre y lágrimas, “no se trata solamente de una operación militar, sino de una guerra que siembra muerte, destrucción y miseria”. Es hora de que se ponga fin a esta barbaridad, ningún interés podrá estar nunca por encima de la dignidad de las personas. La guerra es una claudicación desastrosa de los más altos valores de la humanidad.

Los combates se habían iniciado el 24 de febrero, cuando tropas rusas comenzaron a cruzar la frontera en varios puntos e invadieron Ucrania. La guerra llegó después de varios meses de tensiones y acumulación de fuerzas militares. Ucrania es una de las antiguas repúblicas soviéticas independizadas en 1991, y mantiene desde entonces una difícil relación con su país vecino. Otro antecedente para la situación actual es la anexión en 2014 por parte de Rusia de la península de Crimea, parte del territorio de Ucrania, y luego el levantamiento de rebeldes prorrusos en el este del país, formando las repúblicas separatistas de Donetsk y Luhansk —apoyadas por Moscú—, dando inicio a una guerra civil que aún persiste.

Por otra parte, la llegada al poder del presidente ucraniano Volodymir Zelensky, cercano a Occidente, en el año 2019, dio inicio a una nueva ola de tensiones. En cuanto a Moscú, menciona la expansión de la OTAN en Europa del Este como una de las principales causas de la actual escalada.

Desde el primer día, el Gobierno paraguayo condenó el ataque y pidió el cese de la invasión. “El Gobierno de Paraguay condena los ataques al pueblo ucraniano, en violación de principios de soberanía y del derecho internacional, e insta a los agresores a detener sus acciones llamando al diálogo por la paz y la estabilidad mundial”, fue la postura. Paraguay se sumó de esta manera a gobiernos y líderes mundiales que condenaron el ataque, y que se pronunciaron ante el temor de un inicio de gran guerra en el continente europeo.

Especialmente es para destacar la clara y rotunda posición del Vaticano, que también pidió el diálogo e hizo un llamado a todas las partes involucradas a abstenerse de cualquier acción que cause aún más sufrimiento a las poblaciones. El papa Francisco mencionó el gran dolor, angustia y preocupación que genera esta situación. “Las víctimas son cada vez más numerosas, al igual que las personas que huyen, en particular madres con sus hijos. La necesidad de ayuda humanitaria en este país martirizado aumenta cada hora de una forma dramática”, había afirmado el Papa sobre el conflicto entre Ucrania y Rusia. Asimismo, Francisco hizo un llamado para que la comunidad internacional asegure los corredores humanitarios y que se facilite el acceso de la ayuda a las zonas sitiadas para ayudar a las víctimas.

Lamentablemente, hasta el momento, ni los llamados a detener la irracionalidad de la guerra, ni las sanciones que fueron aplicadas a Rusia, han logrado detener esta locura.

En este punto crítico de la historia, cuando parece que no se ha aprendido nada de las barbaridades del pasado, especialmente aquellas que vivió Europa hace 80 años, hechos dolorosos que aún perviven en la memoria de los pueblos que fueron víctimas de la demencia nazi, una durísima lección de lo que es la violación de los derechos humanos, es tiempo de seguir apelando a la razón y abogar por la paz.

Es hora de que se ponga fin a esta barbaridad, pues ningún interés podrá estar nunca por encima del respeto a la vida y la dignidad de las personas. La guerra es siempre una desastrosa claudicación de los mejores valores de la humanidad.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.