Política

“Nenecho no tiene la más pálida idea de hacia dónde quiere conducir Asunción”

El modelo político del candidato colorado electo intendente de la capital es convertir a la Municipalidad en “mitad seccional colorada, mitad sucursal de una empresa de Cartes”, dice la dirigente progresista.

Johanna Ortega (34) obtuvo 12.044 votos en las elecciones municipales del domingo pasado como candidata a intendenta de la Capital por la Alianza progresista Asunción para Todos, conformada por 6 partidos y 3 movimientos. Lejos de sentirse arrepentida de haberse involucrado fuertemente en política o desalentada por los resultados, anuncia que, además de buscar trabajo poscampaña, se enfocará en escudriñar a través de una Plataforma Ciudadana de Control y Auditoría todos los documentos que esperan se hagan públicos por la Municipalidad Asunción sobre los gastos realizados con los 21 mil millones de guaraníes asignados como fondos de emergencia a la administración comunal. Dice que muchos voluntarios y voluntarias le escriben para trabajar en esta tarea contra la corrupción y por la transparencia, indignados por la “enorme olla” que se destapó antes de las recientes elecciones municipales. De sus aspiraciones políticas, en vista de que las elecciones generales “están a la vuelta de la esquina”, dice que en las próximas semanas iniciarán conversaciones con jóvenes que hicieron campaña en otras partes del país para las municipales y con Miguel Prieto, electo intendente de Ciudad del Este.

“No vamos a perder el tiempo. De cara al 2023 queremos sumar a otros espacios progresistas que no estuvieron en la Alianza Asunción para Todos, como el febrerismo, el partido Frente Amplio y otros del Frente Guasu. Tenemos planeadas conversaciones para sumar fuerzas y articularnos a nivel nacional”, cuenta. Para el 2023 presentarán listas y propuestas electorales. “No reniego de mis aspiraciones políticas para las generales”, aclara.

–¿Arrepentida de haberte lanzado a la carrera política como candidata a intendenta de Asunción? ¿Decepcionada de los resultados?

–Arrepentida, para nada. Para nosotros fue un gran inicio como equipo. Toda la campaña estuvo sustentada con voluntarios y voluntarias jóvenes y además del aprendizaje y de la experiencia, creo que estas elecciones nos dejan hoy políticamente como un equipo parado en un lugar desde el cual podemos partir ya con una base electoral y decir: tenemos más de 12.000 votos y desde acá miramos para el futuro. Para nosotros todo fue crecimiento.

Decepcionada, sí, pero siempre trato de convertir la decepción en reflexión y autocrítica. No podemos simplemente decepcionarnos de que la ciudadanía no apoye nuestro proyecto político, sino cuestionarnos por qué se sigue apostando a un modelo corrupto que tanto daño hizo, sobre todo, en esta pandemia a la ciudad y al país.

–¿Pensaste que podría revertir votos a tu favor el haber logrado la publicación de facturas y documentos sobre cómo gastó la administración de Nenecho Rodríguez los G. 21 mil millones de fondos de emergencia?

–Sí, creímos que podía haber tenido más efecto poner al descubierto la forma en que utilizó esos fondos, porque la indignación ciudadana en las redes sociales fue amplia. Sin embargo, superar esa burbuja de las redes sociales sigue siendo el gran desafío. Días antes de las elecciones fui trending topic, Nenecho también, por los Nenechos Papers, y el ANRNuncaMás también. Pero esa burbuja de indignación no se tradujo en votos y primó la estructura del Partido Colorado. No obstante, creo que sí estamos ante un proceso ciudadano de indignación creciente que probablemente irá creciendo en la medida que vayan saliendo los documentos. No olvidemos que apenas conocimos un tercio de estos. El jueves la Municipalidad fue notificada por el Tribunal que rechazó la apelación y se espera que fije el plazo para que la institución entregue todos los documentos vinculados a los fondos de emergencia.

Incidió que todo se dio un poco a último momento, aunque en julio yo presenté el pedido de acceso a la información.

–¿Creés que se va a investigar a Nenecho Rodríguez ahora que fue electo intendente?

–Nosotros creemos que sí, porque además vamos a impulsar fuertemente la auditoría ciudadana sobre todo lo que vaya saliendo. Esto no va a parar. Además, presentamos un amparo constitucional que tuvo una primera sentencia, confirmada en el Tribunal de Apelación y solo se aguardan los plazos que fije la jueza para que la administración municipal a cargo de Nenecho entregue la totalidad de los documentos sobre la ejecución de los fondos de emergencia, utilizados para mitigar la pandemia, la campaña contra el dengue o asistir tras una tormenta o por inundaciones.

Ellos dicen que ejecutaron un poco más de G. 18 mil millones de los 21 mil millones presupuestados en el rubro 831. La semana que viene lanzaremos una Plataforma Ciudadana de Control y Auditoría porque vimos mucha voluntad ciudadana para apoyar esto. Lo del detergente a 394.000 guaraníes el litro, por ejemplo, fue un hallazgo de la ciudadanía. El primer elemento que nosotros encontramos fue la sobrefacturación del precio de los saturómetros adquiridos por la Municipalidad. Además, están en curso las denuncias ante la Contraloría y la Secretaría Nacional Anticorrupción.

–¿Cómo va a trabajar esa plataforma?

–La idea es que colaborativamente un gran número de voluntarios, que ya me escribieron, sostengamos un proceso de auditoría y control en el que también presentemos las denuncias de cada hallazgo que tengamos. Queremos contar con el apoyo de la ciudadanía en esta lucha contra la corrupción y por la transparencia.

–¿El intendente colorado tiene un modelo de ciudad para Asunción?

–La verdad que de su parte las propuestas estuvieron totalmente ausentes. Creo que hay una ausencia de modelo de ciudad. No creo que tenga la más pálida idea de hacia dónde quiere conducir Asunción, pero sí tiene muy claro su modelo político de utilización de recursos públicos a su antojo y contratación de operadores. Un claro híbrido en que la Municipalidad tiene que ser mitad seccional colorada, mitad sucursal de una empresa de Cartes. Ese es su modelo político.

–¿Qué pasó con el electorado crítico de Asunción en las municipales 2021?

–Este siempre fue muy volátil y no tuvo una apuesta clara hacia una tercera fuerza y no lo digo echándoles la culpa a los electores, sino pensando respecto a las propias construcciones de la tercera fuerza

El electorado crítico se repartió entre una oposición dividida por diversos motivos que se vieron en el discurso, en la campaña, antes y después. Está ahí pendiente de una oferta clara de la oposición y de la tercera fuerza.

Por otro lado, el voto útil permeó demasiado en nuestra transición democrática. Vean al PLRA, el voto duro de este partido tuvo muy poca variación el domingo, solo lograron un concejal más en Asunción con respecto a las anteriores elecciones.

–¿Por qué los sectores de la oposición no pudieron construir una plataforma unificada para Asunción?

–El intento existió. Pero hay diversos motivos. Por parte del candidato liberal, Eduardo Nakayama, existía una prioridad hacia otro sector que no era la izquierda ni la centro izquierda. Claramente no era su prioridad a nivel de articulación, y respeto esto, porque es parte de la construcción de cada proyecto político. En las conversaciones yo insistí mucho en un acuerdo programático y, por su parte, el candidato liberal insistía en que ya era tarde para eso. Lógicamente que lo era, porque no fuimos prioridad para ellos en ese momento. No se pudo dar ese acuerdo programático y para nosotros era una condición sine qua non.

Sin este, no puede haber una declinación de candidatura.

No se trata solo de ganarle al Partido Colorado. Queremos algo superador a esto. Entonces aquello de: “decliná tu candidatura porque yo mido mejor en la encuesta”, no era suficiente. Tenía que haber algo más detrás de eso. No llegamos a la política por dos o tres cargos en la Municipalidad. Las veces que conversé con Nakayama, siempre puse eso sobre la mesa. No estoy de acuerdo con una mera repartija de cargos, sin una base programática y de cogobierno.

Para el 2023 tiene que haber una articulación que necesariamente tiene que partir de un acuerdo programático, por lo menos de tres o cuatro puntos respecto a hacia dónde queremos llevar el proyecto político opositor. Además, la articulación interpartidaria tiene que ser mayor.

Nenecho tiene muy claro su modelo político de utilización de recursos públicos a su antojo y contratación de operadores.

Vamos a impulsar fuertemente la auditoría ciudadana sobre todo lo que vaya saliendo de la enorme olla destapada.

Dejá tu comentario