Economía

Mi opinión sobre el achicamiento del Estado

Asociación de Empresarios Cristianos Gloria Ayala Person

No es suficiente que se rasguen las vestiduras por 3 meses, migajas de reducción de salarios temporales para los altos cargos (ni siquiera hablan de todos los otros beneficios que seguirán intactos).

Siendo realistas para junio lo más probable es que todos estaremos sobreviviendo o quebrados y los empleados del sector público ¿pretenden seguir igual? ¡Quiero reformas estructurales permanentes! ¿y vos? La desfachatez de politiqueros indecentes permite que un médico gane menos que un chofer, una maestra menos que una secretaria vip, entre otras innumerables perlas que todos conocemos y ante la ya poca capacidad de asombro que nos queda.

Por lo tanto, considero que:

Debe primar el interés general por sobre el interés particular. No se puede juzgar a todos por igual, las generalizaciones son odiosas; sin embargo, nadie puede negar que el Estado es un monstruo gigante y deforme, donde algunos ingresaron por méritos, pero mayoritariamente por padrinazgos políticos.

Se precisa de manera urgente reestructurar el Estado para disminuir costos y lograr eficiencia en los servicios a la población. Se han protegido privilegios en lugar de desarrollar oportunidades descuidando salud y educación, un gobierno tras otro se han encargado de diezmar las esperanzas, para perpetuar un estado prebendarista y clientelar, donde se entrega un kit de parto, escolar o de alimentos como si fuera un favor del político de turno.

No tienen por qué preocuparse quienes ingresaron por mérito propio y menos aún quienes han desarrollado una carrera profesional al servicio de los demás de manera institucional, encontrarán iguales o mejores oportunidades realizando emprendimientos propios o en el sector privado.

Las reestructuraciones y los recortes deben ser cuidadosos y en el marco del respeto, pues quien vaya contra ello, se iguala a los usurpadores del poder buscando sus propios intereses y beneficios. Mi reconocimiento para todos los funcionarios públicos de bien que, de manera correcta, con esfuerzo y sacrificio, cumplen su rol de servicio a la ciudadanía en sus distintos puestos.

La exigencia de un Estado más eficiente disminuyendo costos innecesarios, es un derecho de la ciudadanía. Nos encontramos en una crisis de salud, social y económica sin precedentes, nadie está exento a sus terribles consecuencias e impacto brutal en el estilo de vida que conocíamos antes de su llegada.

Pedimos coherencia y firmeza en el actuar de los líderes políticos de los tres poderes del Estado, a quienes les toca la brillante ocasión de dejar un legado histórico al refundar un Paraguay solidario y equitativo.

Aprovechemos la crisis para volverla una oportunidad para todos.

Dejá tu comentario