27 feb. 2024

Mentiras en horario estelar de Brasil: Candidatos desinforman en la tevé

Desde el inicio de la campaña electoral en agosto, los candidatos a la presidencia –entre ellos, Bolsonaro y Lula– aparecen en horario central ofreciendo informaciones falsas o engañosas.

Favoritos. El candidato de izquierda y ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el presidente actual, Jair Bolsonaro.jpg

Favoritos. El candidato de izquierda y ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el presidente actual, Jair Bolsonaro.

Foto: Archivo ÚH

  • AFP
  • RÍO DE JANEIRO

En vísperas de la elección presidencial en Brasil, no es ninguna novedad que la desinformación corra suelta en las redes sociales. Pero cuando surge en TV en boca de Jair Bolsonaro o Lula da Silva, esta alcanza nuevos públicos y adquiere aún mayores visos de verdad.

Desde el inicio de la campaña a mediados de agosto, los aspirantes a la presidencia desfilan casi semanalmente en horario estelar para entrevistas o debates televisivos.

Y más que las promesas o propuestas de gobierno, llama la atención la retahíla de informaciones falsas o engañosas que usan en sus discursos.

“Nuestro gobierno, a través del Banco Central, tuvo la idea de crear el PIX”, aseguró el presidente Bolsonaro en una entrevista reciente con el canal SBT, con referencia a un popular método de pago electrónico que empezó a desarrollarse en realidad en el 2018, bajo el gobierno de Michel Temer.

LAVA JATO. El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, favorito en las encuestas, afirmó por su parte haber sido absuelto de todos los procesos que enfrentaba en relación con la macrooperación anticorrupción Lava Jato. Pero, en realidad, las condenas fueron anuladas por problemas procesales, sin que el fondo de las acusaciones fuese juzgado.

Declaraciones similares son difundidas por ambos candidatos en el horario electoral gratuito, exhibido a diario por los diversos canales de TV abierta.

“La campaña es principalmente una disputa de narrativas sobre lo que está en juego”, explica Amaro Grassi, del Departamento de Análisis de Políticas Públicas de la Fundación Gétulio Vargas.

POLÍTICA Y MENTIRA. Y para vender su visión, los candidatos muchas veces echan mano de afirmaciones engañosas, “o algunas hasta francamente falsas”, agrega.

El uso de la mentira es común en la política, coinciden analistas; pero la aparición de este tipo de afirmaciones en horarios de gran audiencia permite que la desinformación, que se disemina habitualmente por las redes, alcance nuevos horizontes.

“La tevé todavía es un espacio de contacto con la población general, llegando muchas veces más allá del público ya convencido”, considera Helena Martins, profesora de Comunicación de la Universidad Federal de Ceará.

Arthur Ituassu, profesor asociado de la Pontificia Universidad Católica de Río coincide: al contrario que las redes sociales, la televisión alcanza un público “no segmentado”, pues es un “medio de masas”. Y muchos brasileños ven la TV como el “espacio de la verdad”, lo que puede legitimar los discursos que allí aparecen, advierte Helena Martins, recordando un dicho popular: “Si salió en televisión es porque es verdad”.

En un contexto tenso, con fuego cruzado de acusaciones entre los principales candidatos y sus seguidores, 85% de los brasileños creen que la desinformación puede influir en la elección, según un sondeo del Ipec del 6 de setiembre.

Sin embargo, Grassi destaca que la disputa de 2022 ya tiene una preferencia de voto muy consolidada, a menos de dos semanas de la primera vuelta.

Entre quienes manifestaron su intención de voto en un candidato, 78% dijo estar “totalmente decidido”, según la última encuesta del Instituto Datafolha. Entre los electores de Lula y Bolsonaro, el porcentaje fue incluso mayor: 86% ya están convencidos.

“Eso dificulta que las narrativas y las estrategias de comunicación provoquen grandes cambios en el escenario a estas alturas” de la campaña, sostiene Grassi.

No obstante, los candidatos siguen apostando por afirmaciones que fortalezcan sus bases, que les permitan conquistar a los indecisos o ir a la caza del “voto útil” de quienes se decantan por aspirantes prácticamente sin posibilidades de ir a segunda vuelta.

Así, Lula ha exagerado algunos logros económicos de su mandato, mientras que Bolsonaro ha alimentado suposiciones de que su rival se opone al agronegocio o a las iglesias evangélicas y de que apoya el aborto.

El presidente “busca reforzar el rechazo a Lula en esos segmentos específicos. Porque una elección tan polarizada como esta termina siendo en gran medida una disputa de rechazos”, afirma Grassi.

El presidente argentino ratifica su apoyo al izquierdista Lula Da Silva

El presidente argentino, Alberto Fernández, ratificó este martes su apoyo al ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) de cara a las elecciones del próximo 2 octubre, al manifestar que “Dios quiera que le vaya bien”.

“Lucho Arce volvió (para) ser presidente de Bolivia, Gabriel Boric ganó en Chile, Gustavo Petro ganó en Colombia y Lula está dando pelea en Brasil. Dios quiera que le vaya bien y los brasileros lo acompañen”, aseveró Fernández durante una conferencia en la Universidad The New School de Nueva York.

El mandatario argentino señaló que “es posible” que, si los resultados electorales coinciden con las encuestas, que dan por ganador a Lula, pueda tenderse una “línea mucho más simple de comunicación y de trabajo” entre México, Brasil y Argentina.

“Hoy, eso es un poco más difícil, porque los gobiernos no están alineados del mismo modo”, reconoció Fernández, para ratificar su intención de “concretar” una moneda común con Brasil y con el resto de estados miembros del Mercosur en los próximos años.

Según la última encuesta del Instituto IPEC, encomendada por la red Globo de televisión, la intención de voto de Lula da Silva está en el 47%, mientras que la del actual presidente, Jair Bolsonaro, se ubica en el 31%. EFE

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.