22 abr. 2024

Más de la mitad de las empresas públicas registraron pérdidas en 2018

De las nueve empresas públicas que tiene el Paraguay, solamente la ANDE y Essap mostraron resultados favorables en el ejercicio pasado. Cinco compañías evidenciaron importantes pérdidas.

Las empresas públicas estuvieron en el foco de la discusión en las últimas semanas, debido a las asambleas blanqueadoras que realizó la Procuraduría General de la República (PGR) y al proyecto de ley que pretendía darles un manejo corporativo, iniciativa ya retirada del Congreso Nacional.

De acuerdo con los datos suministrados por la Dirección General de Empresas Públicas, el ejercicio 2018 resultó ampliamente negativo para la Industria Nacional del Cemento (INC), para Copaco, para la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP), para Ferrocarriles del Paraguay (Fepasa) y para Cañas Paraguayas (Capasa).

La cementera registró pérdidas por G. 22.734 millones, luego de tres ejercicios con cifras positivas (ver infografía). Por su parte, la operadora telefónica siguió con ritmo descendente y anotó una caída por G. 57.185 millones, lo que se constituye en la pérdida más grande de todas las compañías con saldo rojo. La ANNP perdió G. 5.315 millones, Fepasa G. 2.529 millones y Capasa G. 616 millones.

Le puede interesar: Tras cuestionamientos, Mario Abdo retira proyecto de gobierno corporativo de empresas públicas

Entre las empresas que registraron ganancias, solo la ANDE y Essap muestran resultados óptimos, si se comparan los resultados obtenidos en el 2017. La firma eléctrica registró ingresos por G. 632.547 millones, lo que representa un 17% más que en el año anterior. Luego de perder G. 54.333 millones en el ejercicio antepasado, la aguatera logró ingresar G. 17.996 millones.

INVERSIONES. En lo que se refiere a las inversiones realizadas durante el 2018, solo la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) y Essap ejecutaron más del 50% del presupuesto asignado (rubro 500), con el 71% y 68% respectivamente. La entidad aeronáutica tuvo a su disposición G. 138.403 millones y la aguatera contó con G. 150.264 millones.

La ejecución más baja fue de Capasa, que apenas alcanzó el 11%, teniendo un presupuesto de G. 409 millones.

Sin embargo, llama especialmente la atención la gestión de Copaco, pues tuvo el segundo presupuesto más alto de todos (detrás de la ANDE), de G. 203.868 millones, pero solo ejecutó el 20% del mismo.

También puede leer: Iniciativa para darles manejo corporativo generó rechazo

USUARIOS. Los clientes de telefonía fija continúan en picada, dado que Copaco contabilizó 307.883 usuarios de este servicio contra 328.350 consumidores del 2017. También tuvo una caída en el rubro de internet, ya que pasó a tener 74.570 suscriptores, de los 78.743 anotados en el año 2017. Por el otro lado, tuvo un crecimiento en la prestación de IPTV y alcanzó 10.609 adeptos.

La ANDE sumó 65.950 más y cerró el 2018 con 1.421.168 clientes. Essap aumentó a 344.245 sus conexiones de agua potable y a 164.334 las conexiones de alcantarillado.

Embed

Procuraduría hizo blanqueos
En dos días, la Procuraduría desarrolló las asambleas de las cuatro sociedades anónimas en las que el Estado es el accionista mayoritario: Copaco, Essap, Capasa y Fepasa. En todas ellas aprobó los balances correspondientes a diversos años, pese a las irregularidades que arrastraban las empresas y que fueron confirmadas por auditorías de la Contraloría.

Copaco y Essap vieron el visto bueno a seis ejercicios (2012-2018), Capasa a 11 años (2007-2018) y a Fepasa se le aprobaron tres años (2013-2015).

De acuerdo con la PGR, el objetivo fue regularizar a las compañías para que puedan volver a obtener préstamos y ser rentables.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.