País

Liberar ocio puede ser contraproducente

 

Alimentando la disyuntiva. La aprobación para que los restaurantes y patios de comida puedan volver a reiniciar sus labores desde hoy, además de otras actividades que estarán permitidas en el país, le agrega el ingrediente de más riesgo a la cuarentena inteligente. Dar más espacio a las salidas contribuye a la salud mental, pero puede tener efecto bumerán.

El doctor Guillermo Sequera, responsable de la Dirección de Vigilancia de la Salud, advirtió sobre el riesgo que representa, considerando que se da más vía libre a la salida de las personas en los rubros que podrán volver a operar desde la fecha.

“Siempre cada fase representa un mayor riesgo y peligro. La fase 3 es más peligrosa. En términos económicos, no mueve mucho más la economía. Pero en esta etapa se incluyen el ocio y el entretenimiento. Vamos a salir más, imposible es controlar esas salidas. Pero también son necesarias para la salud mental de la población”, explicó Sequera.

De esta manera, la liberación constituye un beneficio y a la vez puede ser un perjuicio si no se toman las precauciones correspondientes, agregó el responsable de Vigilancia de la Salud.

“El ocio en sí es una manera de relajarse. Hablar de un ocio controlado es una contradicción”, advirtió.

EVALUACIÓN

Aunque persistía la duda en avanzar de fase, finalmente Salud dio su visto bueno. Sequera comentó que planificar esta nueva etapa tuvo menos complicaciones, ya que cuenta con ciertas ventajas en comparación con las anteriores.

“La fase 3 tiene en su haber que ya pasaron más de 90 días de la cuarentena. La gente ya sabe lo que es cuidarse, tiene un montón de conceptos del contagio, está muy al tanto de toda la evidencia que está surgiendo cada día. Todos los hábitos están incorporados, este tiempo sirvió justamente para eso. Esto es importante porque los hábitos no se dan de un día para otro, hay que ver que la gente entendió y también los industriales, las instituciones públicas, etc.”.

El inicio del tercer capítulo de la cuarentena inteligente estará desarrollándose cerca de la entrada oficial del invierno. Julio es el mes más frío del año en el país.

Aunque en general la época invernal no suele ser constante en las temperaturas bajas, Sequera recordó que julio es el mes que registra los picos de casos de influenza.

Aunque es difícil pronosticar el comportamiento del Covid-19, el referente de Salud Pública señaló que se espera que hasta la primera semana del próximo mes el avance será muy lento.

“En comparación con la fase 1 de la cuarentena, en la 2 detectamos menos casos. Pero es más riesgoso, porque la mitad de los que hemos diagnosticado en estas semanas son casos comunitarios, sin nexo, con contactos. Avanzamos a la 3 con un departamento cerrado y otro medio cerrado. Veremos qué pasa en los próximos días”.





Lecciones que deja la etapa que se va
Para dar el siguiente paso, se tomaron en cuenta indicadores positivos y negativos, explicó el Dr. Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud. Como factores a favor se tomaron en cuenta la baja hospitalización y el aumento de la capacidad de realizar muchos más test.
Aunque al principio se pensó que cada fase duraría 15 días, explicó que se optó por las tres semanas, ya que la última permite visualizar lo ocurrido en la anterior. Como ejemplo, citó los contagios que pudieron darse durante el feriado del 14 y 15 de mayo pasado. “Todos los contactos que estamos viendo ahora son los contactos de esos sin nexo que se dieron por el Día de la Madre”, especificó.
Resaltó como positivo el hecho de que todos los contactos que se vieron no tienen como causante el movimiento económico, sino la responsabilidad comunitaria.
Aclaró que si existe un incremento importante de casos, se detendrá todo. “Estamos bien como estaba Chile. Pero esto se puede disparar y duplicar si no nos cuidamos”, enfatizó.

Dejá tu comentario