Mundo

La tormenta por masacre de 8 menores tumba al ministro de Defensa de Colombia

La tormenta desatada por la muerte de al menos ocho menores de edad en un bombardeo militar, un dato oculto durante meses por el Gobierno del presidente Iván Duque y desvelado durante un debate parlamentario, terminó este miércoles con la renuncia del ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero.

Todo comenzó este martes con un tardío debate en el Senado en que Botero fue sometido a una moción de censura por su gestión al frente de la cartera de Defensa, la que tiene asignada un mayor presupuesto en el Gobierno.

Durante el debate, el senador Roy Barreras denunció que en el bombardeo que fue realizado el pasado 29 de agosto contra un grupo de disidentes de las FARC murieron siete menores de edad, entre ellos, una niña de doce años.

La tormenta perfecta

El debate levantó el escándalo, especialmente cuando el ahora ex ministro tomó la palabra y no negó la acusación, sino que insistió en la peligrosidad del grupo de disidentes bombardeados.

La muerte de los siete menores abrió todos los debates matutinos y se acrecentó luego de que la Fiscalía elevara el número de menores muertos a ocho en una operación que había sido celebrada por el presidente Iván Duque y en la que en total murieron 14 personas.

El senador Barreras, que forma parte del Partido de la U que fue sostén del Gobierno de Juan Manuel Santos, incluso dio los nombres de siete de los menores muertos: Ángela Gaitán, de 12 años; Sandra Vargas, de 16; Diana Medina, de 16; José Rojas, de 15; Jhon Pinzón, de 17; Wílmer Castro, de 17, y Abimiler Morales, de 17.

Esa operación militar se había producido poco después de que el ex negociador de paz de las FARC Iván Márquez anunciara que volvía a las armas junto a un grupo de ex guerrilleros y fue entendido como un golpe contra aquellos que pudieran sumarse a su grupo.

Nota relacionada: Gobierno de Colombia mata a 9 disidentes de las FARC

Botero contra el mundo

Las acusaciones contra Botero fueron creciendo desde todos los ángulos del tablero político colombiano y hacían presagiar que iba a convertirse en el primer ministro destituido por una moción de censura parlamentaria en Colombia.

El caso llegó incluso a que el director ejecutivo para las Américas de la ONG Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, pidiera al ministro "una respuesta seria a los colombianos sobre esta denuncia".

Más contundente fue el senador Antonio Sanguino, del partido Alianza Verde, quien aseguró a EFE que la situación para el ministro de Defensa solo tiene dos salidas: "la renuncia como debería ser la consecuencia si es responsable (...) o que el Senado de la República estrene la moción de censura, que tendría como consecuencia la separación fulminante de su cargo".

Una renuncia sin sorpresas

Al final de la tarde Botero cumplió los pronósticos y presentó su renuncia ante Duque con una carta en la que no hizo mención al caso que le empujó hasta su dimisión, ni tampoco a otras acusaciones presentadas por Barreras acerca del regreso de los "falsos positivos", nombre con el que se conoce al asesinato de civiles que eran presentados por los militares como guerrilleros muertos en combate en la Presidencia de Álvaro Uribe, mentor del actual mandatario.

Tampoco a la crisis de seguridad que se vive en varias regiones del país.

Al contrario, se felicitó por el descenso de las hectáreas sembradas con coca en el país, puesto que consideró que el verdadero "enemigo de Colombia es el narcotráfico".

"Más coca es menos paz, más coca es menos vida, más coca es menos bosque, más coca es menos juventud, más coca es menos trabajo, más coca es menos empresa, más coca es menos democracia", afirmó en la carta que ha hecho pública y en la que no hay ninguna referencia al polémico bombardeo.

Nota relacionada: Muere abatido el líder de una de las disidencias de las FARC en Colombia

Ministro interino

Poco después de que hiciera pública su renuncia, Duque anunció a través de su cuenta de Twitter que nombró de forma interina como ministro de Defensa al general Luis Fernando Navarro, actual comandante de las Fuerzas Militares.

"Nuestro compromiso es continuar velando por la seguridad de los colombianos y combatir cualquier actividad criminal", aseguró.

Duque agradeció a Botero "su compromiso, sacrificio y liderazgo en el sector".

La oposición lo celebra

Tras la renuncia, Barreras escribió en su cuenta de Twitter que "es hora de pensar en el país" y para ello Duque debe convocar a la unidad alrededor de 3 temas: el respeto a la paz firmada con las FARC y que el nuevo ministro sea "alguien que reconstruya esa confianza tomada por los errores, engaños e insensibilidad" de Botero.

Además, pidió "una agenda económica que logre frenar el desempleo que sigue creciendo, que alivie las cargas de la clase media y que reactive la economía".

El representante a la Cámara de la Alianza Verde Inti Asprilla intervino en el Congreso, donde dijo sentir ira, rabia y "dolor de patria" por el caso y reclamó después de enterarse "que siete niños, hoy ya confirmados ocho, fueron asesinados en medio de un bombardeo de las Fuerzas Armadas".

El senador de izquierdas Gustavo Bolívar, de la Lista de la Decencia, afirmó que ahora van "por el resto".

"El problema no es el ministro. El problema es el modelo que desprecia al ser humano, la naturaleza, los animales para enriquecer al más rico", aseveró a través de Twitter.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario