Economía

La INC se encuentra a la deriva desde hace más de una semana

 

La Industria Nacional del Cemento (INC) está sin conducción y en la incertidumbre sobre quién será el futuro administrador en la era presidencial de Mario Abdo Benítez. Mientras, crecen las versiones internas sobre problemas de producción y despacho de portland.

En el ámbito político está llamando la atención que el jefe de Estado mantenga sin nuevas autoridades entes y empresas públicas, como la INC y Copaco.

La cementera estatal se quedó sin presidente el pasado 31 de agosto y no se sabe quién fue designado al menos como encargado de despacho hasta tanto el Ejecutivo nombre al nuevo titular.

Bogado había reemplazado en mayo pasado a Jorge Méndez, quien había llevado adelante la inversión de 80 millones de dólares en el cambio de combustible, molino y otras inversiones para mejorar la producción de cemento, pero que hasta ahora solo existen señales de preocupación debido a reiteradas paradas y escasez de combustibles.

El último presidente de la cementera dijo a ÚH que él realizó el corte administrativo en la citada fecha y dejó el cargo. Aseguró que la empresa estaba funcionando bien y que no existía ningún problema en materia de producción y despacho.

Afirmó que a agosto pasado la INC registró una utilidad de 12.000 millones de guaraníes y que la producción estaba garantizada.

Sobre el punto, refirió que en Villeta tenían más de ocho mil toneladas de clínker para producir cemento, como también suficiente volumen de fueloil, coke y carbón vegetal para mantener activo el horno en Vallemí.

Bogado aseguró que los problemas del horno que forzaron el paro ya fueron totalmente solucionados y fueron más bien de orden técnico y no por falta de combustibles.

INCÓGNITA. Por otra parte, en esferas del Ejecutivo no trascendieron nombres de posibles candidatos a hacerse cargo de la INC. Solo hay conjeturas y rumores que aumentan la especulación sobre “reparto de cupos” en el sector del movimiento Colorado Añetete.

Tras la salida de Bogado de la cementera estatal y en espera del nuevo titular no cesan las versiones sobre problemas de producción y despacho.

El nuevo molino de Villeta es lo último que fue inaugurado como producto de las inversiones realizadas al final del Gobierno de Horacio Cartes.

Mientras no asuman las nuevas autoridades y se tenga el resultado de una auditoría no se podrá confirmar si la millonaria inversión tendrá resultados positivos en los próximos años.

En contrapartida, siguen latentes versiones que pintan un panorama complicado para la producción de cemento y que hay datos de graves problemas financieros para cumplir compromisos contraídos. Entre estos, aparecen cobros millonarios adelantados por productos aún no despachados.

Dejá tu comentario