Edición Impresa

La endogamia de la corrupción

 

Se sabía que la corrupción, la segunda piel de la clase dirigente de este país, iba a pisar fuerte en tiempos de pandemia. Los que lucran con la corrupción (políticos, empresarios, fiscales, jueces, etc.) no tienen decencia y, por lo que se vio, carecen del mínimo tino político. Nunca es tiempo de robar, pero aprovechar la crisis sanitaria para sacar obscenos dividendos no tiene perdón y solo puede ser compensado con el castigo severo de la cárcel y la devolución de lo robado.

Desde la aprobación de la Ley de Emergencia que destinaba 1.600 millones de dólares al combate del Covid19 en las áreas más sensibles, se reclamó transparencia y honestidad en el uso de los millonarios fondos. Pero las autoridades respondieron con lentitud a este pedido. Se firmaron pomposos convenios interinstitucionales para supuestamente controlar, pero los dos primeros escándalos (Dinac y Petropar) fueron denunciados por las redes sociales. “Para que una investigación no avance, crea una comisión”, señala con certera ironía una frase atribuida a Juan Domingo Perón.

Pero los zorros de siempre subestimaron la fiscalización ciudadana y mediática. Hay menos tolerancia que antes. Al escándalo del tapabocas que arrastró a Édgar Melgarejo y Patricia Samudio, ahora se suman funcionarios del Ministerio de Salud, tras el escándalo de las camas hospitalarias. Pablo Lezcano, de la Unidad de Contrataciones del Ministerio de Salud Pública; Alcides Velázquez, director de Administración y Finanzas, y Lourdes Rivaldi, de la Dirección de Vigilancia Sanitaria, “renunciaron” a sus cargos, alegando “razones personales”.

A la falta de tino político (“en esta delicada situación de vida o muerte nos abstendremos de robar”), tampoco hay clara lectura política. El presidente Abdo Benítez no se anima a echar a los funcionarios/amigos acusados de corrupción. Les otorga la “digna” salida de la renuncia. El propio ministro de Salud, Julio Mazzoleni, decía el miércoles que las denuncias se iban a dirimir a su tiempo y por los canales institucionales. “Pero no lo vamos a hacer debido a una presión mediática o política”, respondió irritado. Pero ante la bola de nieve de las sospechosas licitaciones al día siguiente se vio obligado a “renunciar” a los directores salpicados por el escándalo.

El Gobierno sigue sin comprender a cabalidad que si no actúa con rapidez para apagar las sospechas de corrupción, y cortar de raíz cualquier intento, todo el capital político que logró con el manejo de la epidemia puede perderse por la flaqueza de sus indecisiones. Solo con confianza puede seguir exigiendo esfuerzos para enfrentar el largo camino de la cuarentena.

Gracias a la presión ciudadana, el Gobierno presentó una plataforma digital para controlar el gasto público por el Covid-19. Es un salto cualitativo, Paraguay es el primer país de América Latina en lanzar un sitio web para conocer cómo se usan los recursos. También Contrataciones Públicas estableció nuevas disposiciones para las compras realizadas por vía de la excepción.

ENDOGAMIA. Otro monstruo más complejo a derrotar es la perfecta red de protección a la corrupción gracias a los vínculos familiares, políticos y económicos. El caso Dinac es muy ilustrativo. El jefe, Édgar Melgarejo, y otras 6 personas fueron imputadas por la sobrefacturación de tapabocas. Apenas fueron acusados por la Fiscalía, se presentaron rápidamente porque sabían que no terminarían entre rejas. El juez que les concedió el beneficio es Rolando Duarte, hermano del ex fiscal Juan Carlos Duarte, amigo del vicepresidente Hugo Velázquez. Otro de los imputados en el mismo caso es Marcelo Ovelar González, hijo del juez Elio Ovelar y la fiscala anticorrupción, Marlene González. ¿Por qué tendrían miedo de manotear, malversar, crear empresas de maletín si tienen las instituciones a sus pies que protegerían los negocios?

Esa perversa endogamia corrompe toda la estructura del Estado. La trama se va consolidando con los vínculos políticos y relaciones familiares: El director de la UOC está casado con la funcionaria de Contrataciones Públicas, el hijo del ministro de la Corte es diputado, la sobrina del senador es la dueña de la empresa que gana las licitaciones, y así sucesivamente los vínculos familiares y políticos alimentan la red que vive sin contratiempos de los salarios públicos, crece y se perfecciona cada día más al solo efecto de succionar los fondos públicos en las mínimas y máximas compras del Estado y es transversal a todos los gobiernos. Los tentáculos son infinitos.

RUIDOS Y MURMURACIONES. Mario Abdo acusó recibo de las denuncias, reitera que hay más transparencia y eso es indudable. Nunca antes una gestión estuvo tan vigilada gracias a la información pública que se libera cada vez más. La crisis económica empeora el humor social y cualquier acto de corrupción, por más mínimo que sea, será intolerable y se exigirá castigo. Si quiere consolidar su poder, más allá de las lógicas resistencias de las viejas estructuras privilegiadas, no tiene otra alternativa que escuchar a la gente, no a sus amigos insaciables.

De hecho, denunció una conspiración. “Muchos están queriendo politizar este proceso, están buscando un error del presidente para de vuelta generar una inestabilidad política para evitar que hoy, en esto, nos unamos todos”.

UN RESPIRADOR PARA MARITO. En medio de la tormenta por las denuncias de corrupción, Donald Trump tiró un salvavidas. Habló con Marito y le anunció la donación de 250 respiradores, una oportuna llamada desde la Casa Blanca para el aliado más disciplinado de la región. Es un oxígeno que le durará lo que un suspiro. Mañana empieza la fase uno de la cuarentena flexible. Hay expectativa y temor por lo que puede suceder en cuanto a contagios, pero si no habla en voz alta y con firmeza para evitar la escandalosa corrupción, la epidemia de la corrupción terminará por engullir todo lo que logró en materia sanitaria.


“El lunes (mañana) empieza la cuarentena inteligente en su fase 1. El modo Covid de vivir incluye la obligatoriedad del tapabocas, el lavado permanente de las manos y el distanciamiento social de dos metros entre una y otra persona. En este barco estamos todos juntos. Las medidas no serán evaluadas por el Gobierno nacional. Serán evaluadas por el coronavirus. En la medida en que no cumplamos con esto el resultado será un aumento importante de los casos. Realmente será un perjuicio general para todos y nos va a obligar a aplicar el freno o a retroceder”.
(Julio Mazzoleni, ministro de Salud)

LO QUE HAY QUE SABER
FASE 1. Mañana arranca la cuarentena flexible con la apertura progresiva del sector productivo. Se estima la movilización de 700.000 personas. Hay temor a que se dispare el contagio.
INSULTANTE. La fiscala Katia Uemura denunció al diputado Robert Acevedo porque fue maltratada verbalmente por el político liberal, quien la denigró con palabras soeces.
CUESTIONADO. El ministro Petta está bajo presión gremial, política y ciudadana por las complejas clases virtuales. Para colmo lanzó un polémico chantaje de comida por tareas.
BLINDAJE. Los diputados colorados frenaron el proyecto de ley que busca cortar los escandalosos privilegios de funcionarios y las binacionales. Senado le dio rápido tratamiento.

Dejá tu comentario