22 abr. 2024

La crisis política tendrá
efectos en la economía

El contexto económico internacional cambió con respecto a los últimos años. La demanda externa favoreció a Paraguay como productor y exportador de commodities de bajo valor agregado y calidad. Hoy, el mundo exige estándares de calidad a la producción y la juventud paraguaya busca empleos en mejores condiciones que en el pasado. Esos resultados solo son posibles con emprendimientos e inversiones productivas, lo que a su vez exige seguridad jurídica, una condición debilitada por la actuación irresponsable de los políticos.

La seria crisis política por la que atravesó el país esta semana tendrá costos en la economía. Paraguay está en los últimos lugares en casi cualquier indicador de calidad institucional, lo que afecta a la seguridad jurídica.

La reciente expulsión de la senadora Kattya González de manera totalmente irregular, mientras otros parlamentarios que deberían estar fuera del Congreso teniendo pruebas contundentes en contra, marca un nefasto precedente en la institucionalidad, dando claras señales de la calidad no solo de las normas, sino también del apego a estas por parte de nuestras autoridades.

Una de las formas en que impacta en la economía es por la vía de las inversiones extranjeras. La inestabilidad política desincentiva su llegada, por lo que el país termina ofreciendo condiciones que perjudican al Fisco, como es el caso de las exoneraciones tributarias.

El gasto tributario o monto que el país deja de recaudar en impuestos se convierte en una falta de recursos para financiar infraestructura o servicios sociales o en un aumento de impuestos para los nacionales.

Una peor consecuencia es la que se deriva de la llegada de empresas con antecedentes negativos, por lo cual ya no son recibidos en países serios y terminan recalando en países como el nuestro, donde aprovechan las debilidades institucionales para hacer negocios en vinculación con políticos o empresarios nacionales también de escaso apego a las normas.

Pero no solo a los extranjeros afecta esta situación, sino también a los emprendedores nacionales, que ante la incertidumbre terminan reduciendo sus aspiraciones y, con ello, sus inversiones. Al final, el resultado es un menor nivel de inversión y, con ello, una menor demanda de trabajo, frente a una oferta que crece gracias al bono demográfico y, sobre todo, que necesita buenas condiciones laborales —ingresos altos, seguridad social, estabilidad económica— para garantizar crecimiento económico sostenido en el tiempo y con inclusión social.

El conflicto pasado tendrá importantes costos por la inestabilidad política y en la calidad institucional. Estudios académicos con fuerte sustento econométrico sobre los determinantes de la inversión extranjera directa (IED), como encuestas realizadas a ejecutivos de empresas transnacionales, dan cuenta de que la llegada de estos recursos externos depende de múltiples factores, siendo los principales la seguridad jurídica y la calidad de las instituciones.

Los objetivos de atraer IED son varios, no solo la entrada de divisas: la transferencia tecnológica, la generación de empleo, la innovación en prácticas laborales y procesos productivos y el desarrollo de sectores auxiliares y de nuevos mercados.

Pero no solo es importante la IED, sino también la interna. Numerosos gremios de la producción han manifestado su disconformidad y emitido alertas sobre la situación actual. Las empresas paraguayas de todos los tamaños sufren cotidianamente las consecuencias de malos servicios públicos y baja calidad de la educación, a lo que se suma la inestabilidad política casi permanente y agudizada esta semana. El mundo exige estándares de calidad a la producción y la juventud paraguaya busca empleos en mejores condiciones que en el pasado, los que no solo serán posibles con emprendimientos e inversiones productivas.

La economía paraguaya viene mostrando retrocesos desde hace varios años. La pandemia aceleró el deterioro, por lo que estos años deberían haber sido de un crecimiento inclusivo para recuperar el tiempo perdido. Sin embargo, los políticos, en lugar de contribuir, han estado permanentemente actuando en contra de la ciudadanía y de cualquier posibilidad de recuperación económica.

Más contenido de esta sección
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.