22 may. 2024

La clase política debe atender reclamos de los estudiantes

El proyecto estrella del Gobierno, Hambre Cero, aprobado rápidamente y sin consulta ciudadana en el Parlamento, y luego promulgado con llamativa celeridad por el Ejecutivo, ha logrado despertar al estudiantado secundario y universitario. La clase política debe oír los reclamos y cuestionamientos de los jóvenes. Como país no vamos a tener un futuro con desarrollo, sin pobreza y desigualdad si no se invierten recursos en educación, ciencia e investigación. Paraguay necesita a sus jóvenes participando, opinando y cuestionando.

La decisión de derogar el Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide) fue desde el principio inapelable. Con la creación del Fondo Nacional de Alimentación Escolar (Fonae), el 80% de los recursos serán destinados al programa de almuerzo escolar, pero dejando desfinanciados varios programas, como el de salud mental y atención integral a pacientes oncológicos, así como la provisión de insumos y equipos para el Ministerio de Salud, entre otros.

No hubo argumento alguno que lograra convencer al oficialismo cartista de la Cámara de Senadores respecto a la necesidad e importancia de un debate con profesionales y con la sociedad toda. Se impuso pues el criterio de una mayoría que desoyó incluso cuestionamientos de peso de las sociedades científicas de nuestro país.

Los impulsores de la Ley Hambre Cero no previeron, sin embargo, las reacciones de un segmento de la población que estaría afectado por sus decisiones: los estudiantes secundarios y universitarios. Es así que desde la pasada semana comenzaron a escucharse inspiradas voces que no solamente cuestionaban la creación de Fonae así como dejar tantos programas sin financiación asegurada, sino que además comenzaron a revelar la realidad que padecen los jóvenes paraguayos que quieren estudiar y formarse.

Una de esas expresiones vino desde el Norte del país, de parte de una estudiante de un colegio público de San Pedro, quien en el programa periodístico Políticamente Yncorrecto, de Telefuturo, presentó una radiografía exacta de las dificultades y obstáculos que sortean los jóvenes para poder aprender.

Inesperadamente, Hambre Cero logró poner en el centro de la conversación mediática y ciudadana la situación de muchos centros educativos públicos del país, en donde los estudiantes reciben su educación en medio de precariedades y de peligrosas infraestructuras.

Otra de las consecuencias de la tan rápida e inconsulta aprobación de una ley que dejaba desfinanciados tantos programas es la reacción que estamos observando de parte de los estudiantes universitarios de la Universidad Nacional.

Poco antes de aprobar con su mayoría en el Senado, los parlamentarios decidieron ignorar los pedidos de los estudiantes universitarios de blindar el presupuesto que asegura la continuidad del programa Arancel Cero para la educación superior. Inicialmente, Arancel Cero también quedaba desfinanciado, como otros importantes proyectos como la salud mental y la investigación. No obstante, y quizá con la intención de no agitar las aguas, los diputados introdujeron modificaciones y por eso el programa de gratuidad en la educación superior pasó a depender de Fuente 10 de los Recursos del Tesoros, de los impuestos.

La sordera de la clase política es la razón de que hoy los estudiantes estén movilizados y reclamando ser escuchados por sus representantes. Como bien lo hicieron durante una audiencia pública que, sin duda, debió haber sido convocada mucho antes de la aprobación de la ley.

En esta reunión abundaron los argumentos y sobre todo, causó buena impresión la claridad de los estudiantes para exponer sus críticas, con contenido, con datos y con respeto, un nivel de debate que hace tiempo no se escuchaba en dicho recinto.

Una democracia real no se consolida con actitudes autoritarias, la voz de la ciudadanía debe ser tenida en cuenta, por eso autoridades electas y funcionarios deben oír la voz de los jóvenes, especialmente cuando estas son críticas y reclaman la solución de problemas sociales acuciantes. Asimismo debe tomar nota del alto nivel de descontento, la escasa credibilidad y la poca confianza que concita.

Más contenido de esta sección
El Estado es una gran familia; particularmente, en el Poder Legislativo pareciera ser una norma. Desde hace seis meses, la prensa viene denunciando casos de nepotismo en los que hijos e hijas de parlamentarios gozan de privilegios, y a diferencia de miles de otros paraguayos acceden a empleos, incluso sin estar calificados. El caso más nuevo, la hija del diputado colorado Esgaib, quien con visa de estudiante en Londres recibe un salario del Estado por USD 3.000, es la más reciente y sonora bofetada de la clase política al pueblo.
El caso del asesinato del fiscal contra el crimen organizado Marcelo Pecci es uno de los más importantes desafíos para la Justicia paraguaya. El atentado ocurrió en mayo de 2022, en una playa colombiana durante la luna de miel del funcionario; a dos años, aquel país ha cumplido con creces al investigar y actuar con diligencia, logrando la condena de los autores materiales. Hace dos años, por parte de la titular de la Fiscalía solo hubo gestos emotivos y mediáticos, mientras que la nueva administración abusa de la indecisión y de las excusas.
Si bien la inflación promedio se mantiene por debajo de un dígito, la de alimentos que es la que más pesa en la economía de los hogares en Paraguay se mantiene alta desde varios años atrás reduciendo la capacidad adquisitiva de los ingresos familiares y obligando a reasignar recursos en un contexto de progresivo deterioro de la calidad de vida. Una alimentación saludable y a precios justos es una condición indispensable e irremplazable para el bienestar. No solo es una cuestión biológica, sino también familiar, social, antropológica. Los afectos, la unión familiar y la cohesión social en un país como Paraguay pasan por encuentros alrededor de la comida y por la sobrevivencia de su cultura gastronómica.
Los fondos adicionales de Itaipú, junto con los que ya están, deben ser completamente visibles para la población, posibles de ser monitoreados no solo su evolución, sino principalmente sus resultados. Esto requiere mecanismos de trazabilidad, de monitoreo y evaluación y de rendición de cuentas. Estos fondos constituyen la última oportunidad que tiene el Gobierno de mostrar su compromiso con la sociedad y no con la clase política que estará mirando estos recursos justo en años preelectorales.
Con relación al tema del transporte público en nuestro país, deberíamos concentrarnos en observar la imagen completa. Existe una situación concreta: No tenemos un sistema de transporte; lo que tenemos son líneas licitadas para ser administradas por manos privadas y con la absoluta falta de control e involucramiento del Estado. Ese modelo ya no sirve, como tampoco sirven las amenazas cíclicas de paro y la consecuente negociación del subsidio. El principal problema de esta pauta es que no ubica el bienestar del usuario entre las prioridades.
La capital del país vive momentos críticos, comparables probablemente tan solo con la posguerra. Asunción, pese a las persistentes críticas, sigue en un estado de total abandono. Ahora nos informan no solamente de una situación financiera catastrófica, sino de una gestión que, a todas luces, ya era considerada una de las más ineficientes. Así, mientras extendidas zonas como el centro y la Terminal de Ómnibus muestran lamentable deterioro, sabemos que la actual administración lleva un mínimo porcentaje de ejecución de obras de desarrollo urbano.