26 may. 2024

La cirugía clandestina de Dario Messer en Pedro Juan

PEDRO JUAN CABALLERO

El taxista no tiene la más mínima duda cuando le preguntamos por la dirección del local.

–¿La clínica en donde le operaron a Messer? Queda allí, en frente mismo a la Gobernación.

Un edificio de dos pisos, una fachada de color morado, una esbelta y sensual figura femenina y un cartel: Perfil Clínica Estética en el Nº 1533 de la calle Carlos Antonio López, en pleno centro de la ciudad de Pedro Juan Caballero.

La amable recepcionista se pone pálida y cambia su sonrisa cuando le contamos el motivo de la visita. Nos pide que esperemos y va a consultar con la propietaria, Simone Kerkhoff. Al rato vuelve: Ella no podrá atendernos, está con una paciente y llevará horas. No nos queda más que llamar por teléfono a su marido, el doctor René Rolón.

–Solo queremos confirmar si Dario Messer fue operado aquí. En la calle todos aseguran que sí. ¿Usted qué dice?

–Yo no puedo hablar– responde ella y nos despide con una sonrisa.

Una “pequeña cirugía”

A través de un mensaje de texto que dirigió a su amigo y cómplice Antonio Joaquim Mendes Goncalves da Mota, el Doleiro dos Doleiros (lavador de dinero) Dario Messer le agradecía, desde el escondite en que permanecía prófugo de la Justicia en Pedro Juan Caballero, por haberle conseguido una cédula de identidad falsa y anunciaba que al día siguiente la iba a usar, porque debía someterse a una leve operación quirúrgica.

“Mañana voy a tener que hacerme una pequeña cirugía para sacarme un pequeño cáncer en la oreja. No es nada grave, pero voy a usar esa placa...”, señalaba, según la impresión de pantalla en el expediente completo de la Policía Federal brasileña sobre el Operativo Patrón-Lava Jato al que Última Hora tuvo acceso.

La “placa” a la que se refería era la cédula brasileña falsa a nombre de Marcelo de Freitas Batalha que el hijo del ganadero y empresario Antonio Joaquim da Mota logró obtener a través de contactos en el submundo de la delincuencia fronteriza.

La “pequeña cirugía” generó mucha polémica, historias y desmentidos. El pasado 6 de agosto, la emisora Oasis de Pedro Juan filtró un informe de inteligencia de la Policía paraguaya, preparado para la Federal brasileña, asegurando que antes de huir a ocultarse en São Paulo –donde finalmente fue capturado en julio de este año– Messer “se sometió a una operación de cirugía estética” en una clínica privada de la capital de Amambay.

El informe consignaba que la operación se realizó en la Clínica Estética Perfil e involucraba como el médico cirujano y supuesto dueño del establecimiento al doctor Rubén Gorgonio Medina Franco, agregando que el contacto se había hecho por teléfono con una persona llamada Liliana Mendoza Ávalos.

Al poco rato Medina Franco aclaró a la emisora que él no es cirujano plástico, sino ginecólogo y obstetra, y que no tiene ninguna relación con la clínica. “No conozco a Messer más que a través de los diarios, nunca hablé con él, ni nadie de la Policía se puso en contacto conmigo. Me extraña que mi nombre aparezca en el informe”, explicó.

“NUNCA ESTUVO AQUÍ”

El doctor René Rolón atendió la llamada de Última Hora y negó categóricamente la versión de que el célebre Doleiro dos Doleiros haya sido su paciente en forma clandestina, aun con identidad falsa.

“No conocemos al señor Dario Messer, nunca lo hemos visto personalmente y menos aun ha sido nuestro paciente”, aseguró. Su esposa Simone Kerkhoff entregó un comunicado a la prensa. Allí dice: “Desmentimos categóricamente que Dario Messer fue atendido y mucho menos realizado algún procedimiento quirúrgico ni estético en la Clínica Perfil. No conocemos y nunca tuvimos contacto con Dario Messer. Trabajamos con posoperatorios de cirugías plásticas y procedimientos estéticos variados, mayormente al público femenino y no realizamos cirugías estéticas en el local”.

“Nos sorprende que el nombre de nuestra estética haya salido en publicaciones o en informes de inteligencia” destaca, lamentando que se haya dañado la imagen de la empresa, aunque los periodistas de la región aseguran que la enorme publicidad gratuita les ha beneficiado positivamente.

CAMBIANDO EL LOOK

Aunque en principio se creyó que la operación de Dario Messer fue para alterar su rostro y pasar más desapercibido durante el tiempo en que estuvo huyendo de la Justicia brasileña y paraguaya, se confirma que fue para quitarse un quiste de la oreja, que en principio creyó que resultaría cancerígena. El expediente de la Policía Federal brasileña sostiene que los intentos de disfrazarse de Messer pasaron más por cambiar de estilos de vestir, aumentar de peso, dejarse la barba, incluyendo la radical intervención de pintarse el pelo de un llamativo color zanahoria, como apareció en las fotos de su cumpleaños en la mansión de su cómplice Toño da Mota, en Ponta Porã.

“Probablemente quienes lo ayudaron lo nieguen no tanto por el temor de ir presos, sino por el bochorno de haber creado un look tan espantoso”, bromeó una conocida periodista de farándula de Mato Grosso.

ACUSACIÓN. Un presunto informe de inteligencia policial asegura que el Doleiro dos Doleiros se hizo unos retoques en la Clínica Perfil.

DESMENTIDO. El médico aludido y los propietarios del local niegan haber atendido al prófugo de la Justicia, aun con nombre falso.