Turismo

Jesús de Tavarangue se hace accesible e incorpora rampas

La Misión Jesuítica de Jesús de Tavarangue, el patrimonio histórico de Paraguay y herencia común de la humanidad, está cada vez más accesible para todos. El fin de semana quedaron habilitadas las rampas de acceso para que personas con discapacidad puedan desplazarse dentro del atractivo turístico.

Esta acción constituye la segunda etapa del Plan de Turismo Accesible a las Misiones Jesuíticas, que cuenta con el apoyo y la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y la Fundación ACS, que se dedica a la promoción, conservación y restauración de los bienes del patrimonio que cuenta con un programa de accesibilidad.

Estas instituciones, con la coordinación de la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur), fueron acompañando los procesos de puesta en valor del patrimonio para un turismo sostenible.

Para la primera etapa de este proyecto se invirtieron 90.000 euros. Las adecuaciones se llevaron a cabo entre el 2015 y el 2016 en las misiones jesuíticas de Santísima Trinidad del Paraná. Las rampas accesibles fueron inauguradas en el templo y los sanitarios; la boletería y el estacionamiento se hicieron más accesibles para las personas con discapacidad.

En cuanto a la habilitación de las rampas accesibles en la Misión de Jesús de Tavarangue, en la segunda etapa, se invirtieron 50.000 euros y queda pendiente una tercera parte del desembolso de 80.000 euros y deberá ser terminada en el 2019.

Según la Senatur, para esta última etapa se realizará un trabajo integral que consiste principalmente en atender las adecuaciones que les faltan a las dos misiones jesuíticas y de esta manera completar el plan.

Se tiene previsto el acondicionamiento de algunos desniveles que quedaron en las dos etapas anteriores, para que personas en silla de ruedas puedan llegar a diferentes lugares del monumento y no solamente a la iglesia.

También los sanitarios en la Misión de Jesús serán readecuados, atendiendo las normativas ya vigentes de accesibilidad con el asesoramiento de la Secretaría Nacional por los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad (Senadis) y la Dibén.

Otro aspecto de esta etapa final es la incorporación de guiados tecnológicos para personas con discapacidad. La Misión Jesuítica de San Cosme y Damián es otro de los patrimonios a ser adecuados.

El monto total del Plan de Turismo Accesible de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo asciende a 220.000 euros.

Partiendo de la premisa “Todas las personas deben acceder al turismo”, la Senatur presentó a principios de este año el Manual de Buenas Prácticas para el Turismo Accesible en Paraguay, que busca fomentar y generar las condiciones para el desarrollo del turismo inclusivo para personas con discapacidad, de la tercera edad, embarazadas y en general a toda la sociedad.

El material incluye un mapeo de los sitios turísticos que tienen adecuados sus espacios para la inclusión de todos.

GUÍAS. La Senatur incorporó recientemente la lengua de señas al recorrido en la Misión de la Santísima Trinidad del Paraná.

La persona sorda que visite la ruina podrá observar un video en lengua de señas con la explicación histórica del patrimonio, ya sea en la Misión de Trinidad como en la de Jesús de Tavarangue y San Cosme y Damián.

Dejá tu comentario